CONSEJOS DE SALUD

EFECTOS PSICOLÓGICOS DE LA PRIMAVERA

Sanatorio Allende

Por Dra. Inés, ReviglioServicio de Salud Mental

La llegada de la tan esperada estación de las flores y los bellos aromas produce, junto al alejamiento de los días grises y fríos del invierno, mayor intensidad lumínica, mayor temperatura, mayor cantidad de horas de sol y variaciones de los niveles de humedad y presión atmosférica, factores que alteran los ritnos circadianos, ciclos o biorritmos que tenemos los seres vivos y nos preparan para el día y la noche.

Al ser nuestro cerebro tan sensible a las variaciones climáticas y horarios, todos acusamos estos cambios de manera diferente.

Hay quienes los asimilan con facilidad y otros se adaptan más lentamente.

El aumento de la luz, provocado por el aumento de la radiación solar, trae aparejados cambios hormonales importantes en el estado emocional de las personas, con aumento de la melatonina y la serotonina que a su vez aumentan la vitalidad, la alegría, la energía, la sexualidad y por ende la fertilidad.

El buen tiempo trae ganas de realizar actividades al aire libre, aumentando la socialización.

En algunas personas se eleva el humor y en otras se altera.

La glándula pineal en presencia de la luz solar segrega melatonina que regula el sueño y la cantidad de horas que estamos despiertos y la luz llega a esta glándula a través de los ojos y la piel.

Lo que para algunos es una ventaja se constituye para otros en un grave problema que afecta a aquellos que tienen dificultad para relacionarse como por ejemplo los que padecen fobia social o los tímidos e inseguros acomplejados con su propio cuerpo, y que al llevar menor cantidad de ropa y quedar más expuestos, aumentan su padecimiento, lo mismo que en pacientes que padecen agorafobia, o temor a los espacios abiertos.

A determinados estudiantes también los puede afectar de modo contraproducente, ya que disminuyen su rendimiento intelectual al tener más vitalidad y deseos de estar más tiempo al aire libre.

En las parejas el aumento del deseo sexual, aumenta la fertilidad y, en su parte negativa, en diferentes personalidades se pueden poner en evidencia celos e infidelidades.

También tenemos que hablar de la llamada "depresión o astenia primaveral", trastorno leve y pasajero que se da cuando nuestro cuerpo no se adapta correctamente a los cambios de estación y que se popularizó más por el contraste entre un individuo decaído y un entorno natural exultante.

Se dice que una de cada 10 personas la sufre en mayor o menor grado y que se da más en mujeres que en hombres.

Caracterizada por agotamiento físico, cansancio profundo y falta de energía para realizar actividades cotidianas.

También puede haber disminución del apetito y el sueño.

Es una astenia un poco más marcada en la que primeramente habrá que descartar que no sea un signo de patología orgánica y si esto es negativo, tener en cuenta que la duración es breve, de semanas o días y remite sin necesidad de tratamiento.

Que mejora con caminatas al aire libre, disfrutando la belleza del clima y una alimentación sana en frutas y verduras de estación, tratando de mantener una vida ordenada.

Si por el contrario el bienestar es exagerado, el aumento de vitalidad puede derivar en procesos ansiosos, de euforia o hiperactividad; no olvidemos la fase maníaca del trastorno bipolar que suele ser más frecuente en primavera.

» Otros Consejos de Salud