CONSEJOS DE SALUD

Epilepsia

La importancia de un diagnóstico adecuado

La epilepsia es una enfermedad crónica producida por una una hiperexitabilidad de las células de la corteza cerebral (neuronas) y que se manifiesta, entre otras cosas, por crisis de corta duración cuyos síntomas son variables.

En cuanto a su diagnóstico:
  • El primer y más importante paso es un interrogatorio detallado de los eventos para obtener una descripción completa de los episodios.  
  • Es importante que un familiar o testigo que haya presenciado las crisis acuda a la consulta y pueda contarle al médico lo que sucedió, ya que el paciente que tuvo el episodio puede haber estado inconsciente. 
  • Aun cuando la persona piense que estuvo consciente, puede que haya aspectos importantes de la crisis que no pueda recordar con precisión. 
  • Su médico necesitará conocer no sólo una descripción del evento, sino también detalles de lo que sucedió antes y después del mismo. 
  • Probablemente, le soliciten diversos estudios. 
  • Luego de la primera consulta, el profesional seguramente cuente con los elementos suficientes para recomendarle iniciar un tratamiento, pero en otras ocasiones, llegar a un diagnóstico resulta difícil y puede requerir varios estudios y consultas previas.
La segunda etapa del diagnóstico se relaciona con métodos complementarios (estudios), entre los que se incluye:
  • Electroencefalograma (EEG) y Monitoreo Video-Electroencefalográfico (VEEG): estudian la actividad eléctrica cerebral para identificar las descargas eléctricas anormales que precipitaron la crisis. El registro de los eventos con Monitoreo Video Electroencefalógrafo es considerado el gold standard para el diagnóstico de crisis epilépticas. 
  • Resonancia magnética (según los casos): es útil para descartar una lesión intracerebral.
Otros estudios que se realizan en algunas ocasiones son: 
  • Spect Cerebral 
  • PET 
  • Evaluación cognitiva y psiquiátrica

No todos los eventos que parecen crisis epilépticas realmente lo son

Existe un significativo número de personas que son tratadas con medicación anticonvulsivante y no tienen un diagnóstico certero de epilepsia. De hecho, 1 de cada 5 personas que son “resistentes a la medicación” y son admitidos a Unidades de Monitoreo para evaluación de crisis finalmente son diagnosticados teniendo eventos NO EPILÉPTICOS.  

Aproximadamente, entre el 60 y el 70% de los pacientes con epilepsia se controlan adecuadamente con medicamentos. El resto de las epilepsias se denominan Epilepsias resistentes, y resulta fundamental que sean estudiadas de forma precoz en un centro de epilepsia para evaluar la posibilidad de un tratamiento quirúrgico. 

Actualmente, en todos los países se registra una demora sustancial en la derivación de pacientes a centros especializados para evaluar tratamientos diferentes a los farmacológicos. Si tenemos en cuenta que el éxito de la cirugía se relaciona, en gran medida, con la duración que presente la epilepsia, podremos comprender la importancia que adquiere la valoración precoz del paciente por personal idóneo.

» Otros Consejos de Salud