NOVEDADES

Temblor

Es un movimiento muscular rítmico, no intencional, tipo oscilante de una o más partes del cuerpo.

¿Qué es el temblor?
Es un movimiento muscular rítmico, no intencional, tipo oscilante de una o más partes del cuerpo. Es el movimiento involuntario más frecuente y puede manifestarse en las manos, brazos, cabeza, voz, cara, tronco y piernas. Aunque la mayoría de los temblores ocurren en las manos.
Si bien la forma de temblor más común ocurre en personas sanas, el temblor puede ser síntoma de una enfermedad neurológica o efecto secundario de ciertas drogas. El temblor no es amenazante para la vida, pero puede ser vergonzoso para muchas personas y puede dificultarle la realización de tareas diarias.

¿Que causa el temblor? El temblor es usualmente generado en territorios del cerebro que controlan los músculos del cuerpo o áreas particulares como son las manos.
Las enfermedades o síndromes neurológicos que pueden producir temblor son: esclerosis múltiple, accidente cerebrovascular (ACV), lesiones cerebrales traumáticas y enfermedades neurodegenerativas que dañan o destruyen zonas del tronco cerebral o cerebelo (Ej. Enfermedad de Parkinson).
Otras causa incluyen el uso de algunas drogas (como anfetaminas, corticoides, psicofármacos) abuso del consumo de alcohol o su suspensión, intoxicación con mercurio, hipertiroidismo, o fallo hepático.
Algunas formas de temblor son hereditarias y pasan de familia en familia, mientras otras son de causa desconocida.


¿Cuáles son las características del temblor?
Las características pueden incluir: una sacudida rítmica de las manos, brazos, cabeza, piernas o tronco; sacudida de la voz; dificultad para escribir o dibujar, problemas para sostener o controlar herramientas o utensilios.
Algunos temblores pueden aparecer o exacerbarse durante situaciones de stress o fuertes emociones; cuando el individuo está físicamente agotado, o durante ciertas posturas o movimientos.
El temblor puede ocurrir a cualquier edad pero es más común en personas mayores o de mediana edad. Puede ser ocasional, temporario u ocurrir en forma intermitente. Afecta a hombres y mujeres por igual.
Una forma útil para comprender y describir los temblores es definirlos por la condición de activación en el que se produce normalmente:

  • Temblor en reposo: ocurre cuando el músculo está relajado, como cuando las manos están apoyadas sobre los muslos, al estar sentado; o colgando al lado del tronco, al estar de pie o caminando. Este tipo de temblor es a menudo visto en pacientes con Enf. De Parkinson
  • Temblor de acción: ocurre durante cualquier tipo de movimiento de la parte del cuerpo afectada. Hay varias subclasificaciones de este tipo de temblor
  • Temblor postural: ocurre cuando la persona mantiene una posición contra gravedad, como es mantener los brazos extendidos
  • Temblor de intención se presenta durante un movimiento intencionado hacia un objeto, como es tocarse con un dedo la punta de lo nariz.
  • Temblor tarea específica: aparece cuando se realiza tareas bien orientadas como la escritura o hablar
  • Temblor isométrico: ocurre durante una contracción muscular voluntaria que no se acompaña de un movimiento.


¿Cuáles son las diferentes categorías del temblor?
El temblor es comúnmente clasificado por la apariencia y la causa u origen. Algunas de las más conocidas formas de temblor, con sus síntomas, son las siguientes:
Temblor esencial (previamente también llamado temblor esencial benigno) es la forma de temblor más frecuente. Aunque el temblor puede ser leve y no progresivo en algunas personas, en otros el temblor es lentamente progresivo, comienza en un lado del cuerpo para afectar ambos lados a los pocos a años. La manos son las con mayor frecuencia afectadas, pero la cabeza, voz, lengua, piernas y tronco pueden estar también comprometidos, sin embargo siempre en menor grado que las manos. Es típicamente un temblor de acción. El temblor cefálico puede ser visto como un movimiento de “si-si” o “no-no”.
Su aparición es más común después de los 40 años. Puede presentarse en más de un miembro de la familia,
Temblor parkinsoniano es causado por un daño en estructuras cerebrales que controlan los movimientos. Este temblor, que aparece típicamente como temblor en reposo, puede ocurrir como síntoma aislado o verse en otras patologías. Es a menudo el primer síntoma evidente de la Enfermedad de parkinson. El temblor es clásicamente visto como la acción de “cuenta moneda” de las manos y puede también afectar mentón, labios, piernas y tronco. Se exacerba con el stress y emoción. El comienzo del temblor parkinsoniano es generalmente después de los 50-60 años. Los movimientos comienzan en un miembro o en una parte del cuerpo y usualmente progresan hacia el otro lado del cuerpo. Además del característico temblor en reposo, más del 25% de los pacientes con Enfermedad de Parkinson tienen un temblor de acción asociado.

Temblor distónico ocurre en individuos de todas las edades quienes están afectados por distonías (desorden del movimiento en el cual contracciones musculares involuntarias sostenidas causan torsiones y movimientos repetitivos y/o posturas o posiciones anormales dolorosas; como es torsión anormal del cuello “torticolis” o “calambre del escribiente”) El temblor distónico puede afectar cualquier músculo del cuerpo y es visto más a menudo cuando la persona adopta cierta posición o se mueve de cierta manera.
Tocando el músculo o la parte afectada del cuerpo se puede reducir la severidad del temblor.

Temblor cerebelar es un temblor lento de gran amplitud localizado en las extremidades que ocurre y termina con un movimiento específico (temblor intencional) como es intentar presionar un botón o tocarse la punta de nariz con un dedo. Es causado por lesiones o daños en el cerebelo (por ACV, tumor, o enfermedades como esclerosis múltiple, neurodegenerativas hereditarias) También puede ser secundario al ealcoholismo crónico o sobredosis de algunos medicamentos.
El temblor cerebelar puede estar acompañado de disartria (alteraciones del habla) nistagmus (movimiento de los ojos rápidos e involuntarios) alteración de la marcha y temblor postural del tronco y cuello.

Temblor psicógeno (también llamado funcional) puede aparecer en cualquier forma de temblor. Las características de este temblor pueden variar, pero incluye generalmente comienzo y remisión súbita, incrementa su incidencia con el stress, cambios en la dirección y parte del cuerpo afectado por el temblor y principalmente disminuye o desaparece con maniobras distraccionales.
Muchas de las personas con temblor psicógeno tienen un desorden de conversión (enfermedad psicológica que produce síntomas físicos) o alguna otra enfermedad psiquiátrica.

Temblor ortostático se caracteriza por contracciones musculares rítmica que ocurren en piernas y tronco inmediatamente después de pararse. La persona típicamente lo percibe como una inestabilidad más que un temblor real. Debido a la alta frecuencia del temblor, a menudo este no puede ser visto por segundos, pero algunas veces se escucha cuando apoyamos un estetoscopio en los muslos.

Temblor fisiológico es la forma más común de temblor, ocurre en todos los individuos normales. Es raramente visible por los ojos y típicamente son finas sacudidas de de las manos. No es considerado una enfermedad. Es debido a las propiedades mecánicas del cuerpo combinado con los rítmos corporales tales como latido del corazón y las contracciones musculares. Puede ser aumentado por emociones fuertes (ansiedad, miedo), cansancio físico, hipoglucemia, hipertiroidismo, intoxicación con metales pesados, estimulantes, suspensión de alcohol, cafeína o fiebre. Este puede ocurrir en todos los grupos de músculos voluntarios y puede ser detectado al extender los brazos y colocar un papel en las puntas de los dedos. La exacerbación del temblor fisiológico es reversible cuando se corrige la causa que lo produjo.

Temblor en neuropatías periféricas puede ocurrir cuando los nervios que inervan los músculos del cuerpo son dañados por injurias, enfermedades, anormalidades del SNC, o por una enfermedad sistémica. La neuropatía periférica puede afectar a todo el cuerpo o ciertas áreas, como son las manos y puede ser progresiva. La pérdida de sensibilidad puede manifestarse como un temblor o ataxia (incapacidad para coordinar movimientos) de los miembros afectados y alterar la marcha y el equilibrio. Las características del temblor son similares a las del temblor esencial.

¿Cómo se diagnostica el temblor?
Durante el examen físico un médico puede determinar si el temblor ocurre principalmente durante una acción o en reposo. También observará si el temblor es simétrico, alguna pérdida sensitiva, debilidad o atrofia muscular o disminución de reflejos. Una detallada historia familiar puede indicar si el temblor es hereditario. Pruebas de sangre y orina pueden detectar disfunciones tiroideas, otras causas metabólicas o niveles altos en sangre de ciertos medicamentos que pueden causar temblor. Estos test pueden también ayudar a identificar causas que contribuyen, como son interacción de drogas, alcoholismo crónico, u otras condiciones o enfermedades. Las neuroimágenes ,como TAC o IRM de encefalo, pueden ayudar a determinar si el temblor es secundario a un déficit estructural o degenerativo del sistema nervioso central.
El médico realiza un examen neurológico para evaluar las funciones de los nervios y habilidades motoras y sensoriales. Estos test están diseñados para determinar cualquier limitación funcional, tales como la dificultad con la escritura o la capacidad de sostener un utensilio o una taza. Puede pedirle que ponga la punta de su dedo en la naríz, dibuje un espiral o realice otras tareas o ejercicios.


¿Existe algún tratamiento?
No existe cura para la mayoría de los temblores. El tratamiento apropiado depende de un diagnostico preciso de la causa.
Algunos temblores responden al tratamiento de la causa subyacente. Por ejemplo, en algunos casos de temblor psicógeno, el tratamiento del problema psicológico subyacente en ese paciente puede causar que el temblor desaparezca.
La terapia farmacológica sintomática está disponible para varias formas de temblor. El tratamiento farmacológico para el temblor parkinsoniano implica levodopa y/o agonistas dopaminérgicos como son pramipexol, ropirinol. Otras drogas usadas para disminuir este tipo de temblor son amantadita y drogas anticolinérgicas.
El temblor esencial puede ser tratado con propranolol u otros Beta bloqueantes y drogas anticonvulsivantes como primidona.
El típico temblor cerebelar no tiene buena respuesta al tratamiento farmacológico. El temblor distónico puede responder al clonazepam, drogas anticolinérgicas e inyección intramuscular de toxina botulínica. Este último también es prescripto para el tratamiento del temblor cefálico y de la voz.
Clonazepam y primidona pueden ser prescriptos para temblor ortostático primario. La exacerbación del temblor fisiológico es usualmente reversible cuando su causa es corregida. Si es necesario tratamiento sintomático los B bloqueantes pueden ser usados. Además se deben eliminar exacerbantes del temblor como cafeína y otros estimulantes de la dieta.
Estrategias de fisioterapia puede ayudar a reducir el temblor y mejorar la coordinación y el control muscular en algunos pacientes.
Intervenciones quirúrgicas como es la estimulación cerebral profunda o talatomía pueden ayudar a mejorar ciertos temblores que no responden a medicación y afectan funcionalmente a quien lo padece en la vida diaria.

» Otras Novedades