Bioética

El desarrollo de la ciencia en áreas específicas como la medicina y la biología afecta a toda la sociedad. Los comités hospitalarios de bioética pueden ser considerados como un auxiliar en la concepción actual de la relación médico-paciente, donde se supera la tradicional interrelación paternalista por una nueva visión más plural y deliberativa.

El Sanatorio Allende cuenta con un Comité de Bioética Institucional que brinda ayuda a sus profesionales médicos, sus pacientes y a la sociedad en situaciones de retos éticos producidos por los avances tecnológicos.

Este comité recomienda decisiones racionales en situaciones en donde existe un conflicto de intereses o de valores y que, por lo tanto, se presenten opciones diferentes y hasta divergentes.

No corresponde al comité realizar juicios sobre la ética profesional o las conductas de los pacientes y usuarios. No es un órgano controlador ni puede imponer sanciones. Su función no es de reemplazo ni de subrogación de quienes deben tomar las decisiones.

El comité interviene:

  • Cuando hay diferencias de opinión entre los principales responsables de la toma de decisiones.
  • En decisiones que impliquen, como consecuencia, el fin de la vida.
  • En decisiones que no tengan en cuenta la opinión expresada por el paciente.
  • En casos de pacientes no competentes para tomar decisiones.
  • En muchos de los casos del llamado Estado Vegetativo Permanente o de una “Orden de no reanimar”.

Integrantes

El comité está integrado por un grupo multidisciplinario con preparación especializada: profesionales de la salud, científicos juristas, psicólogos, sacerdotes, filósofos y eticistas. El Comité es presidido por la Lic. Verónica Sipowicz..

Funciones

La función educativa es la más importante, dado que los comités procuran que la mayor parte del personal que trabaja en la institución se capacite en forma permanente sobre bioética y además desarrollen la habilidad de difusión y transmisión de los conocimientos.

La función consultiva consiste en el análisis de un caso concreto para llegar a una conclusión que podrá ayudar al profesional. También el comité puede tomar un caso por iniciativa propia. El resultado final es la emisión de un dictamen que debe ser orientativo, dejando la decisión final al médico y sus familiares.

La función normativa permite, en base a la resolución de casos anteriores más la base que otorga la experiencia, proponer reglas generales de conducta, las cuales se comunican a todo el personal sanitario de la institución para concientizar la importancia de las decisiones éticamente correctas, e incrementar la calidad asistencial y la relación con el paciente.