CONSEJOS DE SALUD

Gastroenteritis

Por Prof. Dr. Julio Horacio Carri Servicio de Gastroenterología

La gastroenteritis es una afección muy frecuente. La denominación científica de esta enfermedad es enteritis infecciosa o diarrea infecciosa aguda y como así lo indica, se localiza en el intestino y es de origen infeccioso.

La gastroenteritis es una afección muy frecuente. La denominación científica de esta enfermedad es enteritis infecciosa o diarrea infecciosa aguda y como así lo indica, se localiza en el intestino y es de origen infeccioso.

Puede ser provocada por virus, bacterias y parásitos. Los agentes causales más frecuentes son virus.

Se produce generalmente por vía oral debido al ingreso de agentes patógenos o toxinas producidas por éstos. Las principales fuentes de infección son el agua y alimentos contaminados con heces, con microorganismos o con sus toxinas. Puede o no existir lesión de la mucosa intestinal.

Es importante considerar aspectos relacionados con la aparición del proceso: agua y alimentos, origen del alimento, presencia de otros individuos afectados, viaje reciente, hábitos sexuales, uso de antibióticos en pacientes hospitalizados, hogares de día, natación en lugares públicos, contacto con animales de granja.

El síntoma fundamental es la diarrea; a veces acompañada de falta de apetito, náuseas, dolor abdominal y fiebre. La presentación clínica es muy variada: desde cuadros severos que requieren internación a otros leves, de resolución espontánea. Esta afección dura habitualmente pocos días.

Hay situaciones especiales en las cuales el cuadro puede ser potencialmente grave: en los niños (especialmente los menores de 2 años), ancianos, embarazadas, viajeros y pacientes internados.

La base del tratamiento es la hidratación por vía oral, con soluciones especiales (sales de rehidratación oral) o bebidas azucaradas y agua mineral. Es conveniente el reposo digestivo, especialmente en las primeras 24 horas de evolución. Los preparados con arroz pueden ser útiles. Debe evitarse la ingesta de alimentos ricos en fibra.

El profesional médico evaluará la necesidad de administrar medicamentos, tales como antiespasmódicos o, en ciertos casos, antibióticos.

La prevención de este cuadro se basa en: la ingesta de alimentos en adecuadas condiciones de higiene, agua de origen confiable o hervida, lavado frecuente de manos (especialmente después de la defecación y antes de las comidas), evitar el contacto de moscas con los alimentos.

Al igual que en otras situaciones que implican compromiso de la salud, debe consultarse al profesional médico sin mayor demora y evitarse la automedicación.

» Otros Consejos de Salud