Entre las distintas causas que contribuyen al desarrollo de juanetes existe un importante componente genético. Cómo es la intervención quirúrgica.


El hallux valgus, comúnmente conocido como “juanete”, es una deformidad ósea y de partes blandas que se desarrolla entre el dedo mayor (hallux) y el primer metatarsiano. Esta malformación ocasiona otras deformidades asociadas en estructuras vecinas si la evolución natural de la enfermedad persiste (por ejemplo, dedos martillo, callos plantares, superposición o elevación de los dedos menores).

Esta prominencia en la zona interna del pie suele causar dolor e inflamación por roce con el calzado o simplemente una alteración estética. Consecuentemente la piel puede presentar hiperqueratosis (engrosamiento), enrojecimiento e hinchazón.

Entre las distintas causas que contribuyen al desarrollo de juanetes existe un importante componente genético. Este no puede ser modificado con el uso de plantillas, férulas ni separadores para los dedos. Sin embargo, el uso de calzado ancho contribuye de forma positiva aumentando el espacio entre los dedos y mejorando los síntomas provocados por el roce.

Tratamiento conservador de juanetes

El uso de todo tipo de ortesis (plantillas, férulas, separadores digitales, protectores de silicona) constituyen un tratamiento paliativo.

Particularmente, los protectores de la protuberancia interna son útiles en estadíos iniciales de la patología donde aún no existe una marcada deformidad. El uso de férulas nocturnas no tiene utilidad ya que NO son eficaces para la corrección de la deformidad ni detienen la progresión de la misma.

Tratamiento quirúrgico de juanetes

La indicación quirúrgica constituye el tratamiento definitivo del juanete y va a depender de la sintomatología, tipo de Hallux Valgus, morfología del primer metatarsiano y de la anatomía del antepié del paciente.

La cirugía exige una técnica diferente de acuerdo al grado de deformidad y la edad del paciente.

En la actualidad se ha simplificado a través de los nuevos sistemas mínimamente invasivos de fijación del hueso y las técnicas de anestesia regional, las cuales aseguran un postoperatorio con menor dolor y mejor resultados estéticos.

Previo a la intervención quirúrgica, se realiza un minucioso análisis y estudio no solo del hallux valgus sino de sus patologías asociadas o contexto de la enfermedad ( pie plano), metatarsalgias, alteraciones óseas de otro tipo, artrosis, etc).

juanetes Fuente: Depositphotos

Aquellos pacientes que presentan déficit vascular severo, u osteoporosis, tienen contraindicado dicha cirugía debido a los riesgos que conlleva. Existen otro tipo de contraindicaciones relativas como lo son pacientes con artritis reumatoidea, artritis gotosa, lupus, diabetes severa en donde los casos serán tratados con técnicas no convencionales o con otro tipo de recaudos según el caso.

Se utiliza anestesia regional o más conocido popularmente como bloqueo del tobillo, vale decir que se colocan anestésicos locales en el tobillo para adormecer sólo el pie sin perder la capacidad motora (el paciente puede mover pero no siente) lo que permite que sea una cirugía ambulatoria y que el paciente pueda pisar inmediatamente y acelerar el alta y el postoperatorio.

La duración del procedimiento quirúrgico dependerá de cuán compleja sea la deformidad y de la asociación o no de otras deformidades que deban corregirse. Normalmente tiene 1 hora de duración.

La corrección quirúrgica debe planificarse previamente mediante un minucioso examen físico y la realización de radiografías para escoger qué procedimiento realizar.

Existen más de 130 técnicas quirúrgicas que pueden ser divididas en procedimientos sobre tejidos blandos, osteotomías, artrodesis, artroplastias o procesos combinados.

Las técnicas percutáneas y mínimamente invasivas son utilizadas en nuestro servicio de Traumatología y Ortopedia para casos seleccionados y constituyen una alternativa eficaz para el tratamiento.

¿Cómo es el proceso de recuperación?

El postoperatorio comprende un reposo relativo del paciente. Luego de la intervención puede caminar inmediatamente sin el uso de muletas o bastón para las actividades esenciales dentro del hogar durante los primeros 7 días y se recomiendan traslados de cortas distancias.

El retorno a la actividad deportiva de impacto se logra, en promedio, a los dos meses de postoperatorio.

Los cambios de clima, ¿pueden aumentar el dolor postoperatorio?
Al realizar cortes en el hueso que requieren luego formación de callo óseo, al haber cambios de presión atmosférica pueden manifestarse dolores en el sitio sobre todo en el postoperatorio inmediato.

En caso de presentar dificultad para calzarse y/o desviación dolorosa de dedos menores por la presión que ejerce el hallux, te sugerimos solicitar una consulta médica con nuestros profesionales de Traumatología desde miportal.sanatorioallende.com o al 0810-555-2553 de lunes a viernes de 8 a 20hs.

Dr Toledo, Ignacio - Servicio de Traumatología y Ortopedia.


Información Útil

Traumatología y Ortopedia

Cerro / Nueva Córdoba


Edificio Cerro

Pedro Simón Laplace 5749, Esq Blas Pascal - Villa Belgrano- Córdoba

2°piso

Mapa
Edificio Nueva Córdoba

Obispo Oro 42 - Córdoba Independencia 757 - Córdoba

1°piso

Mapa

Notas Relacionadas

Dolor lumbar: ¿por qué me duele la espalda?

julio 6, 2022

Cirugía robótica en Ortopedia en el Sanatorio Allende

mayo 5, 2022

Cervicalgia: sus causas más frecuentes y cómo tratarlo

julio 8, 2021