Los forúnculos pueden alcanzar hasta cinco centímetros y requerir de tratamiento con antibióticos. Cómo identificarlos y cuáles son sus factores de riesgo.


Un forúnculo es una protuberancia dolorosa que contiene en su interior pus el cual se forma debajo de la piel cuando las bacterias infectan y causan la inflamación de uno o más folículos del vello.

Generalmente, se presentan como protuberancias rojas y sensibles que, con el paso de los días, se hacen cada vez más grandes y dolorosas hasta que se rompen y supuran. Las áreas más susceptibles de desarrollar forúnculos son la cabeza, el cuello, zonas de pliegues, glúteos y muslos (fundamentalmente aquellas donde existen vellos).

Los signos y síntomas de un forúnculo, en la mayoría de los casos, incluyen lo siguiente:

  • Protuberancia roja y dolorosa que comienza pequeña y puede agrandarse a más de cinco centímetros.
  • Piel roja e hinchada alrededor de la protuberancia.
  • Formación de una punta de color blanco amarillento que finalmente se rompe y permite que el pus se drene.

 

El acné conglobata (forma infrecuente de acné que se caracteriza por el desarrollo de un foco infeccioso crónico) o nódulo quístico (una forma severa del mismo) a veces puede generar dudas al momento de realizar el diagnóstico, pero las lesiones de éste se localizan solamente en rostro y tercio superior de tórax.

forúnculosEl tratamiento de los forúnculos con antibióticos siempre debe estar indicado por un profesional dermatólogo. / Foto: Depositphotos

En caso que afecte la visión, empeore rápidamente, cause fiebre, o vuelve a aparecer, se recomienda realizar una consulta con un profesional dermatólogo. En ningún caso deben apretarse ni tomar antibióticos sin antes tener la indicación del médico especialista.

Factores de riesgo de forúnculos

Un paciente que padece diabetes es más propenso a desarrollar este tipo de afecciones ya que los niveles altos de glucemia actúan como “nutrientes” para el desarrollo de este tipo de bacterias que provocan la aparición de forúnculos. Para prevenir y evitar la aparición de los mismos se recomienda que lleven un control exhaustivo de su diabetes, mantengan una alimentación sana para fortalecer su sistema inmune y realizar una correcta higiene que mantenga el cuerpo aseado y libre de sudor.

La obesidad es otra de las patologías que se relaciona con esta afección de la piel debido a que la obstrucción de los vasos linfáticos ocasiona linfedema, reduciendo la oxigenación de los tejidos y produciendo inflamación crónica de los mismos. Asimismo, los pacientes obesos tienen mayor secreción de sudor, lo que crea un ambiente propenso al desarrollo de forúnculos.

Otra de las causas que puede favorecer el desarrollo de estas afecciones es la debilitación del sistema inmunitario. En personas con anemia, el déficit de hierro puede convertirlos en más propensos a tener estas afecciones.

Controlando los factores de riesgo y realizando un correcto aseo corporal es posible prevenir la aparición de forúnculos.

El tratamiento de estos abscesos, en caso que no desaparezcan de forma autónoma, puede incluir la realización de una incisión en la zona afectada para ayudar a drenar la infección y eliminar el pus. Asimismo, el profesional puede indicar antibióticos.

Dr. Verduzco, José María - Servicio de Dermatología.


Información Útil

Dermatología

Nueva Córdoba / Cerro


Edificio Nueva Córdoba

Obispo Oro 42 - Córdoba - X5000JHGQ Independencia 757 - Córdoba - X5000JHGQ

4º piso

Mapa
Edificio Cerro

Pedro Simón Laplace 5749, Esq Blas Pascal - Villa Belgrano- Córdoba

2º piso

Mapa

Notas Relacionadas

Dishidrosis palmar y plantar: de qué se trata

marzo 8, 2022

Herpes Labial: ¿por qué es más frecuente en verano y qué hacer si aparece?

enero 11, 2022

Uñas frágiles: cuáles son sus desencadenantes

diciembre 3, 2021