Se puede afirmar que las reacciones alérgicas a picaduras de insectos son tan antiguas como la vida misma. De hecho, en los jeroglíficos de la tumba del faraón Menes queda reflejada su muerte debida a la picadura de una abeja. En la actualidad, las reacciones alérgicas causadas por picaduras de avispas, abejas e incluso por determinadas hormigas, siguen siendo un serio problema médico.

Consideramos como picadura a la lesión que se produce cuando un insecto inyecta un veneno en la persona a través de su aguijón, aunque a veces el insecto, en lugar de picar, muerde y extrae algunas gotas de sangre. En general las picaduras no dan lugar a grandes problemas, si bien en algunas situaciones, podrían producirlos.

Se debe diferenciar el riesgo de las picaduras de abejas, avispas y hormigas (himenópteros) del riesgo de picaduras por otros insectos.

Cuando nos pica un insecto, generalmente se enrojece la zona, se hincha y arde (reacción local). Sin embargo, el sistema inmunológico de algunas personas reacciona de manera distinta, hiperreactiva, al veneno inoculado por un determinado insecto, considerándolas alérgicas a los mismos.

Si un sujeto es alérgico a los insectos, luego de ser picado una o mas veces, el sistema inmunológico de su organismo, produce anticuerpos llamados Inmunoglobulina E (IgE). Si es picado a posteriori, por la misma clase de insectos, el veneno interactúa con este anticuerpo específico IgE, y desencadena la liberación de sustancias que causan reacciones alérgicas que pueden tener distintos grados de severidad.

La probabilidad de desarrollar reacciones alérgicas aumenta con el número total de picaduras que recibe una persona. Por lo tanto, existe una mayor frecuencia de reacciones alérgicas a himenópteros en poblaciones adultas, porque los sujetos adultos han tenido más tiempo para sensibilizarse en comparación con los más jóvenes.

Las reacciones de enrojecimiento, hinchazón y dolores locales son normales. Pueden ser muy grandes y extenderse varios centímetros alrededor de la picadura. El que las reacciones sean más o menos grandes depende sobre todo de la constitución individual de cada persona. A pesar de lo molestas y dolorosas que pueden ser, no son peligrosas para la vida.

Las personas sensibilizadas, con IgE específica frente al veneno, pueden presentar reacciones a distancia del punto de picadura, reacciones que llamamos reacciones sistémicas. No es normal que a alguien le piquen en el brazo y se le inflamen los ojos o le aparezca urticaria (ronchas) por el cuerpo, o que a alguien le piquen en la pierna y le aparezca dificultad para respirar.

Estas reacciones sistémicas pueden ser muy graves, e incluso mortales. En la mayoría de los casos inician con aparición de urticaria (ronchas o placas rojas y elevadas, de tamaño variable y que pican, en la piel) por cualquier parte del cuerpo, inflamación de la boca, ojos, o cualquier zona a distancia de la picadura, estornudos, picazón y mucosidad nasal, lagrimeo y picazón de ojos, tos, sibilantes o “pitos” en el pecho, dificultad para respirar, mareos, bajada de la tensión (shock) y pérdida de conocimiento, dando lugar a una anafilaxia, la cual es una emergencia médica que puede causar la muerte. Estas reacciones aparecen tras un corto período de tiempo, generalmente antes de 20-30 minutos desde la picadura.

La mayoría de las reacciones a las picaduras se deben a cinco tipos de insectos: chaqueta amarilla, abejas de miel, avispas, avispones y hormigas rojas, por lo tanto identificarlos y saber donde viven es muy importante.

La chaqueta amarilla (véspulas) tienen marcas amarillas y negras, se encuentran en diferentes climas y viven en nidos que están hechos de cartón piedra; generalmente son subterráneos, pero a veces se pueden encontrar en las paredes de los edificios de madera, grietas en la mampostería o en algunas pilas de leños.

Los avispones son de color negro o café con marcas blancas, anaranjadas o amarillas y comúnmente son más grandes que la chaqueta amarilla. Sus nidos son grises o café, con forma de pelota de fútbol americano y huecos de material de papel similar al de los nidos de chaqueta amarilla. Los nidos de avispones se hallan comúnmente en altura sobre ramas de árboles, en arbustos, en gabletes o en huecos de árboles.

Las abejas de miel tienen un cuerpo redondeado y peludo con colores café oscuro y marcas amarillas. Al picar, la abeja de miel comúnmente deja su aguijón con púas dentro de su víctima; por tanto, la abeja muere. Las abejas de miel no son agresivas y sólo pican cuando se les provoca. Sin embargo, las abejas africanas, o las llamadas "abejas asesinas" que se hallan en algunos lugares de Sudamérica y Centroamérica, son más agresivas y pueden picar en grupos. Las abejas de miel domesticadas viven en colmenas artificiales, en tanto que las abejas de miel salvajes, viven en colonias o "panales" en árboles huecos o cavidades de edificios. Las abejas africanas pueden hacer nidos en agujeros de estructuras de casas, entre postes de cercas, en llantas viejas o agujeros en la tierra u otros lugares parcialmente protegidos.

Las hormigas de fuego (coloradas) construyen nidos de barro en el piso que pueden llegar a ser bastante altos (hasta 90 cm de diámetro y 45,7 cm de altura y pueden contener hasta 250,000 hormigas) en los suelos adecuados. Las hormigas rojas pueden atacar sin aviso: después de agarrar firmemente la piel de su víctima con sus mandíbulas, la hormiga roja arquea la espalda e inserta su aguijón posterior en la piel. Luego gira y generalmente pica unas ocho veces en forma circular.

¿Qué debo hacer si me pica un insecto?

Si el insecto dejó el aguijón en su piel, retírelo dentro de los 30 segundos para evitar recibir más veneno. Debe raspar rápidamente con la uña para sacar aguijón y saco evitando apretar el saco porque eso haría ingresar mas veneno en su organismo. Los avispones, avispas y chaqueta amarilla no dejan comúnmente sus aguijones. Algo que se aplica en todos los casos de picaduras, trate de mantener la calma y sacúdaselos de la piel. Limpie la zona de inmediato. Las picaduras deben vigilarse para que no haya infección bacteriana secundaria.

Si una persona ha presentado alguna reacción sistémica tras una picadura de abeja, avispa, hormiga colorada debe consultar con un especialista.

Si nunca le han picado abejas o avispas no se desarrolla alergia. La alergia a insectos no se hereda, sino que se adquiere con el paso del tiempo. Para desarrollar alergia es necesario haber sido picado previamente; la alergia no aparece en la primera picadura, sino que se necesita más de una.

Si tiene una alergia severa a los insectos, lleve siempre adrenalina auto inyectable. Debe aprender cómo auto administrar la adrenalina, y reemplazar el producto antes de la fecha de vencimiento que aparece en la etiqueta.

No olvide que la adrenalina es solamente un medicamento de rescate y debe pedir que alguien lo lleve a la guardia médica con urgencia si lo ha picado un insecto.

Quienes tienen alergias graves pueden considerar el uso de una pulsera o collar que identifique que, quien lo lleva, tiene una alergia grave.

¿Cómo se trata la alergia a insectos?

En la consulta con el especialista se determinará si ha sido una reacción alérgica y a qué insecto se le tiene alergia. Se usan exámenes de la piel y/o de sangre (RAST) para alergias de insectos con el fin de detectar la presencia de cantidades significativas del anticuerpo IgE confirmando si es o no una alergia, y el tratamiento correspondiente.

La inmunoterapia con veneno es un programa de vacunas altamente eficaz que en realidad previene reacciones alérgicas futuras a las picaduras en un 97% de los pacientes tratados. Durante la inmunoterapia, el especialista administra dosis gradualmente más fuertes de extracto de veneno en intervalos de varias semanas a lo largo de un período de tres a cinco años. Esto ayuda a que el sistema inmunológico del paciente se haga cada vez más resistente a futuras picaduras de insectos.

¿Cómo evitar las picaduras?

Es probable que estos insectos piquen si se molestan sus nidos, por lo que es importante hacer eliminar los nidos que haya en los alrededores de su casa.

Si ve insectos voladores que pican cerca suyo, mantenga la calma y aléjese lentamente. Use repelente contra insectos. Cuando esté al aire libre, evite las ropas con colores brillantes y los perfumes. Evite usar prendas sueltas que puedan atrapar insectos entre la tela y la piel. Mantenga la comida cubierta hasta el momento de consumirla. El olor de los alimentos atrae a los insectos, tenga cuidado cuando cocine, coma o beba en exteriores gaseosas o jugos. Use calzado con los dedos cubiertos y evite andar descalzo. Evite viajar en vehículos abiertos o en automóviles con los vidrios bajos.

Otros insectos capaces de producir picaduras son las garrapatas. Estos grandes ácaros (parientes de las arañas), generalmente presentes en perros o en las hierbas secas, se adhieren a la piel y chupan sangre durante varios días, no dan prurito ni dolor, siendo a veces difíciles de reconocer. Las garrapatas de los perros pueden producir una enfermedad febril llamada "fiebre botonosa mediterránea".

Las chinches pican a primera hora de la mañana, y las mordeduras se producen, por lo general, en zonas expuestas (brazos y cara) cuando el individuo está dormido.

La alergia a los mosquitos no es infrecuente y da lugar a reacciones locales pequeñas, reacciones locales grandes (mayores de 10 cm), infecciones,síndrome de Skeeter (inflamación grave cutánea y fiebre de bajo grado) y reacciones sistémicas (urticaria papular y anafilaxia). De 5 a 10% de los pacientes que manifiestan una reacción local grande pueden sufrir síntomas de anafilaxia. El diagnóstico de alergia por picadura de mosquito es primordialmente clínico y se establece con pruebas cutáneas (con extractos o reactivos comerciales de mosquito) y con mediciones de IgE sérica especifica en sangre. La inmunoterapia ha demostrado ser exitosa en alergia sistémica al mosquito, sobre todo en anafilaxia, rinitis y asma.

Si es alérgico a himenópteros o cree que puede serlo, consulte a un Servicio Especializado. En nuestro Servicio de Alergia e Inmunología del Sanatorio Allende, contamos con los medios para el diagnóstico y tratamiento de su problema.


Información Útil

Alergia e Inmunología

Nueva Córdoba / Cerro


Edificio Nueva Córdoba

Obispo Oro 42 - Córdoba - X5000JHGQ Independencia 757 - Córdoba - X5000JHGQ

4º Piso

Mapa
Edificio Cerro

Pedro Simón Laplace 5749, Esq Blas Pascal - Villa Belgrano- Córdoba

2º Piso

Mapa

Notas Relacionadas

Alergia: pequeños insectos, grandes reacciones

junio 4, 2019

Sinusitis Aguda: síntomas y factores que pueden aumentar su riesgo

junio 11, 2019

Urticaria: no siempre es alergia

julio 8, 2019