La amigdalitis es la inflamación de las amígdalas palatinas que son parte de la primera línea de defensa de nuestro sistema inmunológico.

Usualmente, afecta desde niños de edad pre-escolar hasta adultos jóvenes, aunque también puede presentarse en otros grupos etarios.

El origen de la mayoría de las amigdalitis es viral, aunque también pueden ser ocasionadas por bacterias.

La bacteria que más comúnmente produce amigdalitis es la St Pyogenes (grupo A)  y es más frecuente que afecte a niños entre 5 y 15 años, debido a que estas poblaciones suelen estar más expuestas al contacto con otras personas en la escuela.

Los síntomas más usuales son:

  • Enrojecimiento y agrandamiento de amígdalas.
  • Dificultad o dolor al tragar.
  • Fiebre.
  • Placas blanquecinas sobre las amígdalas.
  • Inflamación y dolor a la palpación en ganglios del cuello.

 

En niños pequeños:

  • Dificultad para tragar.
  • Salivación en exceso.
  • Decaimiento.

Es importante saber que el dolor de garganta asociado a la infección activa por Covid 19 no suele ser tan intenso como el de las amigdalitis (principalmente la bacteriana, también asociada a la dificultad para tragar) y puede estar asociado a otros síntomas, dependiendo la variante implicada.

Por ejemplo, la mutación Ómicron genera un dolor de garganta mayor a las variantes previas, aunque probablemente menor al de una amigdalitis bacteriana y en principio, parece generar menos trastornos en el olfato.

La infección por Covid 19 suele estar acompañada de otros síntomas tales como: fiebre de 37,5°, alteración del sentido del olfato, decaimiento, cefaleas, dolor muscular y/o falta de aire. A esto se le suma el nexo epidemiológico correspondiente (haber sido contacto estrecho de un caso positivo por hisopado).

Tratamiento para la amigdalitis

El tratamiento dependerá de la causa (viral o bacteriana) y será determinado por el médico especialista a cargo.

Las complicaciones que pueden devenir de una amigdalitis mal diagnosticada o tratada pueden ser:

  • Ronquidos y apneas de sueño  por aumento excesivo del tamaño de las amígdalas.
  • Infección alrededor de la amígdala o alrededor del cuello (abscesos periamigdalinos).
  • Las amigdalitis bacterianas causada por estreptococo Pyogenes del Grupo A pueden generar complicaciones a distancia (poco frecuentes) como fiebre reumática o inflamación en los riñones.

¿Cuándo es necesario extirpar las amígdalas?

En el abordaje actual de la amigdalitis se evita la amigdalectomía (extirpación de las amígdalas) excepto en casos muy graves. Los principales criterios que influyen en la decisión son:

  • Cuando el paciente sufrió más de seis episodios de amigdalitis durante un año (amigdalitis de repetición) o más de 4 dos años consecutivos.
  • Cuando existe una hipertrofia considerable en las amígdalas que produce apneas (interrupciones de la respiración) o dificultad para tragar.

[caption id="attachment_88251" align="alignnone" width="1000"] El dolor a la palpación en ganglios del cuello es un síntoma de amigdalitis / Sanatorio Allende[/caption]

La prevención constituye una de las medidas fundamentales para evitar estos cuadros, principalmente en niños. Mejorar los hábitos de higiene como un correcto lavado de manos, evitar compartir utensilios y una correcta higiene respiratoria son primordiales para prevenir esta patología.

Servicio de Otorrinolaringología 


Información Útil

Otorrinolaringología

Cerro / Nueva Córdoba


Edificio Cerro

Pedro Simón Laplace 5749, Esq Blas Pascal - Villa Belgrano- Córdoba

2°piso

Mapa
Edificio Nueva Córdoba

Obispo Oro 42 - Córdoba - X5000JHGQ Independencia 757 - Córdoba - X5000JHGQ

3°piso

Mapa

Notas Relacionadas

¿Qué hay que hacer para tener una buena salud vocal?

abril 18, 2022

Afonía y disfonía: en qué se diferencian

octubre 15, 2021

Sinusitis aguda y crónica: el tratamiento para cada diagnóstico

septiembre 28, 2021