La dermatitis de contacto es una reacción alérgica de la piel causada por el contacto con sustancias externas, las cuales pueden ser sustancias irritativas o alérgenos.

Existen más de 85.000 productos químicos en nuestro ambiente y si bien cualquier sustancia puede ser irritante, cerca de 4.000 han sido identificadas como alérgenos por contacto.

Esta afección es muy frecuente y, muchas veces, mal diagnosticada. Puede aparecer en cualquier edad pero son más frecuentes en personas adultas y del sexo femenino.

dermatitis de contacto

 

Es importante saber que la dermatitis de contacto alérgica e irritativa no es una enfermedad contagiosa. Su diagnóstico sirve para la prevención de esta afección y evitar el contacto con las sustancias causantes.

Su lesión típica es el eczema, por eso se lo llama también eczema de contacto, y tiene como principal característica un intenso prurito (picazón). Como toda afección, la dermatitis pasa por diferentes etapas, la fase aguda o inicial, se caracteriza por piel roja con vesículas que se rompen, al cabo de unos días, se van secando y descamando (fase subaguda o intermedia), y si no se trata o si continúa el contacto con el alérgeno o el irritante, al transcurrir unos meses la piel presentará engrosamiento y gran sequedad (fase crónica). 

El diagnóstico de la dermatitis de contacto se basa en la realización de:

Historia clínica detallada incluyendo la anamnesis, es decir preguntar al paciente sobre los posibles contactantes que pueden ser de tipo: ocupacional (albañiles, trabajadores de fábricas con aceites de corte, metales, peluqueros, etc.), tareas domésticas (artículos de limpieza en general), pasatiempos o hobbies, uso de bijouterie, medicamentos tópicos y aquellos elementos usados como medidas de protección cutánea (guantes de latex).

Examen físico, incluye las áreas afectadas y las no afectadas, resultando de interés la posible relación de cada área con sus posibles contactantes.

Pruebas de parches cutáneos que consisten en la aplicación en la espalda mediante un soporte especial (parches) de las sustancias sospechosas que se dejan duranto 48 horas en contacto con la piel, se retiran y se realiza una primer lectura. Se vuelve a controlar a las 48 y a las 96 horas. Esto es esencial para distinguirla de una dermatitis irritativa por contacto (DIC).

dermatitis de contacto

 

Tratamiento  

Tratar la dermatitis de contacto depende de la zona del cuerpo afectada y los pacientes deben ser debidamente informados de su afección y de los cuidados específicos de su piel. Por eso, la elección del tratamiento deberá basarse de acuerdo a la gravedad, característica del eczema y el lugar donde se encuentren las lesiones. En primera instancia, se recomienda evitar el contacto con las causas más comunes, como sustancias y álergenos.

La dermatitis por contacto leve y aguda deberá ser tratada de forma efectiva y cuidadosa para evitar la cronicidad; si las lesiones de la piel continuan, es suma importancia que consulte con un profesional, para que le pueda indicar las acciones y el tratamiento a seguir.

Prevención  

La prevención de la dermatitis de contacto es estar atentos a las manifestaciones producidas en la piel. De esta manera, determinar el agente causal de la dermatitis es importante para evitar el roce con sustancias que sean irritantes, tomando precauciones para evitar que las lesiones se vuelvan crónicas.

Muchas son las sustancias que nos rodean y que pueden provocar dermatitis de contacto dependiendo de la zona que entra en contacto o bien, de cada persona.

¿Cuáles son los alérgenos más frecuentes y responsables de la Dermatitis de contacto (DAC)? 

  • Niquel: bijouterie, anteojos, relojes, hebillas de cinturones, entre otros.
  • Mercurio: amalgamas dentarias, rotura de termómetros, etc.
  • Perfumes y fragancias en desodorantes.
  • Bálsamo de Perú: cosméticos.
  • Gomas: neumáticos y zapatillas deportivas.
  • Cosméticos.
  • Tinturas para el pelo.
  • Bicromato potásico: se usa para curtir cueros de zapatos y abrigos, objetos cromados, etc.
  • Cobalto: pinturas y lápices de cera y objetos metálicos.
  • Aditivos de medicamentos: como el Cloruro de Benzalconio utilizado en gotas oftálmicas.
  • Neomicina: usado como agente antibacteriano en cremas y pomadas.

 

Las zonas de piel que resultan afectadas son aquellas que tienen contacto con determinadas sustancias. Sin embargo, zonas más alejadas también pueden ser dañadas por una dermatitis de contacto sistémica queafecta a toda la pieldel cuerpo, cuanto mayor es el paciente más propenso es a contraer dermatitis de contacto, siendo considerada como una enfermedad profesional.

Por eso, ante cualquier inquietud sobre algún eczema o enrojecimiento de la piel es necesario consultar a un porfesional en Alergia e Inmunología para que pueda identificar el diagnóstico y el tratamiento adecuado.


Información Útil

Alergia e Inmunología

Nueva Córdoba / Cerro


Edificio Nueva Córdoba

Obispo Oro 42 - Córdoba - X5000JHGQ Independencia 757 - Córdoba - X5000JHGQ

4º Piso

Mapa
Edificio Cerro

Pedro Simón Laplace 5749, Esq Blas Pascal - Villa Belgrano- Córdoba

2º Piso

Mapa

Notas Relacionadas

¿Cómo cuidar la piel en verano?

mayo 8, 2019

Rinitis alérgica: cómo diagnosticarla y cuál es su tratamiento

mayo 9, 2019

Actividad física y asma: beneficios y cuidados

junio 4, 2019