El crecimiento y desarrollo del niño son dos fenómenos íntimamente ligados, sin embargo presentan diferencias que valen la pena aclarar, el primero se expresa en el incremento del peso y la talla del bebé, y el segundo se refiere a la maduración de las funciones del cerebro y otros órganos vitales. La maduración somática, psicológica y social es lo que constituye el desarrollo del niño. Para el estudio y seguimiento del crecimiento y desarrollo en un niño, se lo puede dividir en cuatro etapas: la lactancia, los años preescolares, los escolares y la adolescencia.

El período entre la gestación y los tres años de edad, es sumamente importante porque durante ese lapso el cerebro se forma y madura a su máxima velocidad, siendo el cerebro el centro del desarrollo del niño. Las condiciones del ambiente intrauterino y del entorno familiar, después del nacimiento, determinan el potencial de capacidades que el niño tendrá en su vida futura. En la primera semana de vida, un bebé pierde normalmente del 5 al 10% de su peso al nacer. Sin embargo, a las dos semanas de edad, el bebé debe empezar a tener un crecimiento y aumento de peso rápidos.

 


crecimiento y desarrollo del niño

Crecimiento y desarrollo del niño

Al mes de edad el niño tiene un peso promedio aproximadamente de 3.750 a 4 kilos y mide 53 cm, todavía mantiene sus manos empuñadas y cuando está despierto prefiere estar acostado boca arriba. Boca abajo, levanta la cabeza por algunos segundos. Sigue los objetos con sus ojos y con el movimiento de la cabeza. Es capaz de llorar con gran intensidad y responde en forma positiva a ciertas comodidades y satisfacciones.

A los tres meses; sostiene la cabeza, responde con una sonrisa cuando se le sonríe, mueve la cabeza para seguir un objeto, juega con sus manos, pesa de 5 a 6 kilos y mide de 58 a 60cm. A los cuatro meses; acostado boca abajo gira sin darse la vuelta del todo, extiende sus manos para atrapar aquello que le llama la atención, pesa un promedio de 6.5 kilos y mide de 62 a 63 cm.

A los seis meses, se mantiene sentado sin apoyo durante un momento, pesa un promedio de 7.5 kilos y mide 67 cm. Del tercero al sexto mes de edad, sus posturas suelen ser simétricas, con la cabeza en la línea media. Sostiene su cabeza bien balanceada cuando se le coloca en posición vertical y es capaz de rotar sobre sí mismo y por tanto caerse de la cama. Sigue con la vista los objetos que se mueven lentamente y cuando se ponen frente a él objetos que cuelgan, mueve los brazos activamente.

A los siete meses pesa de 7.5 a 8 kilos y mide de 68 a 69 cm, ya se sienta apoyándose sobre sus manos e intenta saltar activamente cuando se le coloca en posición vertical. Ya es capaz de agitar y golpear el sonajero o de cambiar un juguete por otro.

A los ocho meses pesa de 8 a 8.250 kilos y mide de 70 a 72 cm; ya se pone de pie utilizando las manos para sostenerse, vocaliza el sonido “mmm” y emite el de algunas vocales. Es capaz de llevar sus pies a la boca, puede sentarse sin ayuda, gatear y mantenerse de pie al apoyarse en los muebles.

El sentido de imitación que existe desde el nacimiento se perfecciona, es capaz de despedirse y palmear.
A los nueve meses pesa entre 8.5 y 9 kilos, se sienta solo, gatea y se pone de pie sin ayuda. Responde a su nombre y se encuentra mejor adaptado al medio que lo rodea. Come por sí solo galletas y es capaz de sostener la mamadera sin ayuda.

Al año de edad pesa alrededor de 9.250 y mide de 74 a 76 cm, participa en juegos sencillos y agarra un objeto cuando se le indica, dice 3 palabras, gatea libremente, puede dar algunos pasos ayudándose con los muebles o sosteniéndolo de una mano.

En su segundo año el pequeño solamente aumenta 2.5 kilos y crece de 12 a 13 centímetros (en el primer año aumenta 6 a 7 kilos y de 25 a 30 cm).

La alimentación del niño juega un papel de primordial importancia en su crecimiento y desarrollo. Para garantizar que el niño está recibiendo una alimentación suficiente hay que recordar que la leche materna constituye por sí sola el mejor alimento posible para un lactante durante los cuatro a seis primeros meses de la vida.

El niño a partir del cuarto al sexto mes, necesita otros alimentos además de la leche materna para satisfacer adecuadamente sus necesidades.

Generalmente, un niño sano seguirá una curva de crecimiento individual a pesar de las variaciones en la ingesta de nutrientes. Los padres deben proporcionarle al niño una dieta apropiada para cada edad y ofrecerle una amplia variedad de alimentos para garantizar una nutrición adecuada. Todos los niños de edades comprendidas entre los primeros meses de la vida y los tres años deben acudir a su revisión periódica con el pediatra para que los mida y los pese, lo que le permitirá en cada caso orientar a los padres en su manejo.

crecimiento y desarrollo del niño

Crecimiento y desarrollo del niño

El aumento regular de peso y talla es el indicador más confiable de que el niño goza de un buen estado general de salud y se desarrolla adecuadamente.

Los padres deben recordar que lo importante en el desarrollo y crecimiento es el aumento de peso y talla de cada niño en particular y no su peso relativo respecto al de otros niños.

Se recomienda pesar y medir a los niños cada mes. Si los padres y el pediatra no aprecian ningún aumento en el peso y la talla durante dos meses seguidos, puede ser señal de que existe algún problema o bien que éstos se vean frenados por alguna enfermedad.

 

 


Información Útil

Pediatría

Nueva Córdoba / Cerro


Edificio Nueva Córdoba

 Obispo Oro 42 - Córdoba - X5000JHGQ Independencia 757 - Córdoba - X5000JHGQ

Planta Baja

Mapa
Edificio Cerro

Pedro Simón Laplace 5749, Esq Blas Pascal - Villa Belgrano- Córdoba

Casita Pediátrica

Mapa

Notas Relacionadas

¡Comenzó el invierno! Cómo prevenir infecciones respiratorias en niños

junio 22, 2022

Alerta por casos de hepatitis aguda: qué tener en cuenta

mayo 12, 2022

¿Cómo evitar episodios de ahogamiento en niños?

enero 27, 2022