Otoño es la temporada recomendada para vacunarse contra la gripe. Desde Sanatorio Allende te contamos todo lo que necesitas saber sobre la vacuna antigripal y su importancia para combatir enfermedades respiratorias transmisibles como la Influenza.

Se trata de una enfermedad respiratoria transmisible producida por los virus influenza, infectando nariz, garganta y pulmones. Las personas mayores, niños pequeños y personas con ciertas afecciones, tienen mayor riesgo de presentar complicaciones.

Existen dos tipos de virus de influenza: A y B. Generalmente se transmiten entre las personas y causan epidemias de influenza estacional todos los años, en las regiones templadas.

A partir de febrero de este año se detectó un aumento en su circulación junto al incremento de enfermedades respiratorias producidas por otros virus. No obstante, los cambios producidos por la circulación de coronavirus (virus que aún sigue circulando, pero en menor medida), probablemente tengan que ver con el adelantamiento de los casos de influenza y otros virus respiratorios.

La importancia de la vacuna antigripal

La cepa de gripe que está circulando es influenza A H2N3, está variante se encuentra incluida en la formulación de vacunas 2022, que ha comenzado a aplicarse.

La inmunidad que produce la vacuna antigripal dura entre 6 y 12 meses y es fundamental recordar que los anticuerpos contra el virus se producen entre 10 y 14 días después de la inmunización.

Además, la vacunación antigripal debe realizarse todos los años, ya que su formulación se actualiza anualmente para garantizar una mejor cobertura.

Con el fin de prevenir el contagio de gripe, lo ideal es vacunarse cada temporada, preferentemente en otoño. Pero, incluso, durante el invierno si uno no lo hizo antes, puede hacerlo ya que el virus puede continuar circulando hasta septiembre.

La vacunación es gratuita en el ámbito público y está dirigida a:

  • Mayores de 65 años.
  • Niños de 6 meses a 2 años, que deben recibir dos dosis separadas por, al menos, cuatro semanas si no recibieron la vacuna en temporadas anteriores. Si ya se vacunaron previamente, solo deben recibir una dosis.
  • Personas de 2 a 64 años con enfermedades crónicas (respiratorias, cardíacas, renales, hepáticas, diabetes, obesidad) o con defensas reducidas debido a, por ejemplo, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, como el VIH, o tratamientos médicos.
  • Embarazadas (en cualquier trimestre de la gestación para proteger a la madre y al feto). Si no se vacunaron durante el embarazo, las madres deben hacerlo, preferentemente, dentro de los 10 días posteriores al parto.
  • Personal de la salud.

 

Excepto los menores de 6 meses, cualquiera que desee protegerse contra la gripe puede recibir la vacuna en el sector privado, pero es fundamental que se vacunen quienes tienen más riesgo de sufrir las complicaciones de la enfermedad.

 


Los estornudos y la congestión nasal son los principales síntomas de la gripe influenza / Sanatorio Allende

Medidas que complementan la vacunación contra la Influenza

La gripe es muy contagiosa y puede transmitirse por varias vías. Una de las más frecuentes es de persona a persona, por contacto directo, cuando las secreciones respiratorias que el enfermo expulsa al toser, hablar o estornudar entran en contacto con las mucosas de la boca y de la nariz de un individuo susceptible, o con sus conjuntivas.

Uso del barbijo

El uso de barbijo es una medida que ha demostrado efectividad en la prevención de infección por COVID, durante la pandemia. Por esto el Ministerio de Salud de la Nación, recomienda continuar con el uso obligatorio del barbijo incluyendo los ámbitos escolares dada la época del año y la posible circulación concomitante de distintos virus respiratorios.

Correcta desinfección

Como el virus de la gripe resiste entre 24 y 48 horas en las superficies no porosas; entre 8 y 12 horas sobre telas, tejidos y papel, y hasta 2 horas en las manos, las medidas de higiene y desinfección también resultan cruciales para prevenir el contagio:

  • Lavarse las manos con frecuencia y con abundante agua y jabón, o desinfectarlas con alcohol en gel, en especial, al ingresar en el lugar de trabajo desde la calle, al salir de este y al volver a casa.
  • Enseñarles a los niños a lavarse las manos varias veces al día.
  • Evitar tocarse la boca, la nariz y los ojos.
  • Al toser o estornudar, cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo descartable –y desecharlo inmediatamente–, o acercar la cara interna del codo. Luego, lavarse las manos o higienizarse con alcohol en gel.
  • Mantener los ambientes limpios y desinfectados.
  • Higienizar con frecuencia las superficies y los objetos de uso común, como computadoras, teléfonos, escritorios y picaportes (se pueden utilizar toallitas desinfectantes o un paño embebido en una solución que contenga una cucharada de té de lavandina por litro de agua).
  • Ventilar los ambientes cerrados y permitir el acceso de luz natural.

 


Información Útil

Infectología

Nueva Córdoba / Cerro


Edificio Nueva Córdoba

Obispo Oro 42 - Córdoba Independencia 757 - Córdoba

4º piso

Mapa
Edificio Cerro

Pedro Simón Laplace 5749, Esq Blas Pascal - Villa Belgrano- Córdoba

2º piso

Mapa

Notas Relacionadas

¿Cómo saber si debo realizarme una prueba de Hepatitis C?

octubre 1, 2022

Ensayo clínico internacional para una nueva vacuna antigripal

junio 27, 2022

¿Cuáles son las vacunas que todos los adultos necesitan?

abril 7, 2022