Desde Sanatorio Allende te contamos sobre la cirugía en paciente despierto, su paso a paso y cuál es su beneficio durante la intervención quirúrgica.


 

El cerebro puede verse afectado por diferentes patologías. Los tumores, como ser los gliomas, se desarrollan en el cerebro y en diferentes áreas del sistema nervioso. Los tumores pueden aparecer en personas de cualquier edad. Sin embargo, afectan particularmente a las personas jóvenes, menores de 50 años, sin la necesidad de presentar un factor predisponente claro.

El avance tecnológico y el conocimiento de esta patología, permitió conocer un poco más acerca de la fisiología del cerebro y su neuroplasticidad. Es decir, la capacidad que tienen las células del cerebro para modificar sus funciones y reparar sectores que han sido dañados.

La neurocirugía tiene como objetivo realizar la intervención quirúrgica en el cerebro sin generar daños a los tejidos sanos. Este nuevo procedimiento se realiza mientras el paciente se encuentra despierto y consciente.

Esta técnica ha demostrado, en varias investigaciones, que ampliar los límites de la resección incrementa la expectativa de vida del paciente de manera sustancial. Esto quiere decir no solo extraer el tumor sino también el tejido sano que lo rodea para evitar su reaparición a futuro. Este procedimiento es realizado por un equipo multidisciplinario conformado por profesionales de diferentes especialidades (Quirófano, Anestesiología, Diagnóstico por Imágenes, Neurología, Terapia Intensiva, Medicina Interna, Rehabilitación, Enfermería, entre otras). Desde los diferentes servicios se busca acompañar al paciente durante todo su tratamiento sin generarle trastornos ni afectar su vida cotidiana.

Las etapas de la cirugía con paciente despierto

Para realizar esta intervención, es necesario que el paciente se reúna con un profesional en neurofisiología quien realizará pruebas similares a las que se llevarán a cabo durante la cirugía. Esta consulta médica tiene como fin preparar al paciente para tolerar el procedimiento, ya que implica permanecer despierto y activo durante varias horas. Una vez en el quirófano se conectan y calibran una serie de dispositivos. Éstos permiten al equipo médico controlar las constantes vitales y monitorizar la actividad cardíaca, respiratoria, cerebral y muscular del paciente. Asimismo, se controlan los instrumentos que serán utilizados durante la intervención.

Al momento de realizar la cirugía es necesario que el paciente sea anestesiado durante la craneotomía (momento en que se abre la piel y el hueso). Una vez que se llega a la duramadre, membrana resistente que rodea al cerebro, el paciente es despertado y se procede a la delimitación del área quirúrgica. Es en ese momento en que se estimulan, eléctricamente, distintas áreas del cerebro mientras se le realizan al paciente diferentes pruebas. Algunos de las más frecuentes son repetir oraciones, hacer cálculos, reconocer objetos, responder preguntas, memorizar, entre otras. Esto le permitirá al equipo médico saber qué áreas son funcionales y cuáles pueden ser resecadas junto con el tumor. La estimulación de un área útil genera alteraciones en su función por lo tanto se intentará preservarla.

Esta intervención suele ser larga, entre 5 y 9 horas.

Su duración depende de la complejidad, tamaño, localización de las lesiones y colaboración del paciente durante la cirugía.

Una vez que se logra extirpar el tumor y se considera que la resección ha sido completa se comienza con el cierre del hueso y la piel. En esta etapa el paciente es nuevamente sedado. Es importante remarcar que el paciente no siente dolor durante la intervención. Esto se debe a que la piel es anestesiada momentos antes de iniciar la cirugía y la manipulación en la zona no genera molestias en el paciente.

¿Cómo es la etapa post intervención quirúrgica?

Al finalizar la intervención y durante el periodo postquirúrgico el paciente puede presentar síntomas referidos a las áreas cerebrales cercanas a las que fueron resecadas. En general, estos problemas son transitorios y mejoran en el corto plazo, ya sea de forma espontánea, o bien con sesiones de rehabilitación.

Nuestro Sanatorio pone a disposición de sus pacientes un servicio de calidad conformado por un equipo médico especializado para esta nueva modalidad terapéutica. Esta técnica novedosa permite un mejor pronóstico a largo plazo, mayor expectativa de vida y menos riesgos de alteraciones neurológicas secundarias a la cirugía de los pacientes intervenidos.

Servicio de Neurocirugía


Información Útil

Neurocirugía

Cerro / Nueva Córdoba


Edificio Cerro

Pedro Simón Laplace 5749, Esq Blas Pascal - Villa Belgrano- Córdoba

2° piso

Mapa
Edificio Nueva Córdoba

Obispo Oro 42 - Córdoba - X5000JHGQ Independencia 757 - Córdoba - X5000JHGQ

5° piso

Mapa

Notas Relacionadas