La dificultad para respirar, los ronquidos y la rinitis son algunos daños colaterales de obstrucciones respiratorias. El tabique nasal desviado puede tratarse desde el servicio de Otorrinolaringología, donde contamos con tratamientos mínimamente invasivos no dolorosos. 

La dificultad para respirar de forma correcta recibe el nombre de insuficiencia ventilatoria nasal. Se produce por la obstrucción del paso del aire a través de las fosas nasales impidiendo que la nariz cumpla la función de filtrarlo. Como consecuencia, las personas que lo padecen se ven obligadas a respirar por la boca la mayoría del tiempo. 

Se estima que un tercio de la población general tiene algún grado de obstrucción nasal y al menos una cuarta parte requerirá tratamiento quirúrgico.

La obstrucción respiratoria puede ser provocada por diversos factores, pero principalmente se genera a partir de la desviación del tabique septal (como consecuencia de una traumatismo o alteraciones en el crecimiento), o por una rinitis o rinosinusitis.

Las personas que lo padecen pueden experimentar:

  • Mal aliento.
  • Dolor de cabeza y facial. 
  • Respiración ruidosa durante el día.
  • Ronquidos por la noche con alteración del sueño.
  • Cansancio físico e irritabilidad.
  • Sangrado nasal.

 

Además, cuando esta patología se presenta en la infancia, a largo plazo puede generar alteraciones faciales como mentón retraído, una falta en el desarrollo de los senos maxilares, desviación de la nariz, entre otros. 

¿Cuándo acudir a un médico?

Si los síntomas son persistentes, es importante realizar una consulta con un especialista en otorrinolaringología. El médico evaluará la agudeza de la obstrucción, identificando algunos signos como sequedad en la garganta, tos irritativa, inspiraciones forzadas, profundas y bruscas más todo lo que el paciente le vaya indicando. 

Generalmente el tratamiento es quirúrgico mediante una intervención mínimamente invasiva, la cual restablece la permeabilidad nasal y permite la desaparición de los síntomas. 

Puede efectuarse una solución funcional y una quirúrgica para esta patología. 

Solución quirúrgica funcional para obstrucciones respiratorias

Las técnicas más utilizadas son la septoplastia y la turbinoplastia. Ambas, se realizan al mismo tiempo interviniendo las fosas nasales. No produce cicatrices externas y no se modifica la nariz estéticamente, al menos que le paciente así lo desee. 

  • Septoplastia: procedimiento que corrige la desviación o curvatura del cartílago que divide las fosas nasales. Busca enderezarlo permitiendo un mayor flujo de aire hacia la garganta. Si la desviación es profunda y se compone de cartílago y hueso, el especialista podrá aplicar el uso de un endoscopio para completar el tratamiento quirúrgico y mínimamente invasivo.
  • Turbinoplastia: complementa la anterior y es una de las técnicas más empleadas por los especialistas de otorrinolaringología en casos de rinitis crónica. La finalidad es disminuir el tamaño de los  cornetes (no extraerlos completamente) que están ocasionando obstrucción e insuficiencia respiratoria nasal. Gracias a la radiofrecuencia y el aumento que genera en la temperatura de los tejidos, el daño en las estructuras vecinas de la nariz es mínimo. 

 

Solución estética para el tabique nasal desviado

Como mencionamos en el apartado anterior, en algunos casos la desviación del tabique tiene consecuencias funcionales (obstrucciones respiratorias). Sin embargo, puede ocurrir una desviación estética en la nariz, la cual recibe el nombre de laterorrinias. 

En estos casos será necesario aplicar técnicas de cirugía plástica encaminadas a la corrección estética y complementando las técnicas anteriores. 

Gracias a su amplio conocimiento sobre la nariz, el otorrinolaringólogo cirujano cuenta con una capacitación completa y adecuada para lograr el restablecimiento funcional y estético del tabique nasal desviado. 

De forma previa a la cirugía, se realizará un análisis facial basado en las proporciones de cada rostro, teniendo en cuenta los principios y mediciones de estética facial. Esto se realiza para obtener resultados naturales y armónicos. 

Diferencias entre un tabique nasal desviado y un tabique ubicado correctamente. Foto: Depositphotos / Sanatorio Allende. 

Postoperatorio y controles posteriores

La cirugía, independientemente de la técnica a utilizar, es ambulatoria. Esto quiere decir que en el mismo día se otorga el alta sanatorial. Al ser una cirugía no dolorosa, los pacientes solo presentarán una leve molestia como congestión nasal que puede durar hasta 7 días. 

El control se realiza luego de una semana de haberse realizado la intervención quirúrgica para evaluar el estado de los síntomas y el resultado final de la cirugía. 

En el servicio de Otorrinolaringología de Sanatorio Allende cuenta con un área de rinología funcional, estética y reconstructiva, la cual está equipada de recursos de técnicos y profesionales encargados de un diagnosticar obstrucciones respiratorias y evaluar tratamientos adecuados para el tabique nasal desviado. 

Dr. Flores Guillermo - Servicio de OtorrinolaringologíaSanatorio Allende


Información Útil

Otorrinolaringología

Cerro / Nueva Córdoba


Edificio Cerro

Pedro Simón Laplace 5749, Esq Blas Pascal - Villa Belgrano- Córdoba

2°piso

Mapa
Edificio Nueva Córdoba

Obispo Oro 42 - Córdoba Independencia 757 - Córdoba

3°piso

Mapa

Notas Relacionadas

¿Cómo identificar el mareo postural perceptual persistente?

septiembre 12, 2022

Cuándo todo da vueltas: cómo identificar el vértigo y cuál es su tratamiento

julio 4, 2022

¿Cómo evitar accidentes por cuerpos extraños en niños?

junio 9, 2022