Muchas son las preguntas que surgen al conocer la gran noticia. Desde Sanatorio Allende, te acompañamos y te contamos todo lo que necesitás saber para cuidarte desde el primer momento.

Estar embarazada es todo un cambio para el cuerpo de la mujer. Mantenerse saludable durante esta etapa es importante tanto para la madre como para su bebé. Por esta razón, resulta primordial elegir quién será el obstetra y el equipo médico de salud que los acompañará y orientará durante todo el embarazo. Los controles prenatales no sólo evalúan la progresión normal de gestación, sino que además permiten descubrir precozmente la aparición de complicaciones en el embarazo. Las acciones médicas y asistenciales durante esta etapa buscan lograr un embarazo bajo las mejores condiciones con una adecuada y sana preparación, tanto para el momento del parto como en los meses siguientes.
 
Para que estos cuidados resulten certeros en tiempo y forma, el control prenatal debe ser: PRECOZ, es decir desde la sospecha o confirmación del embarazo; COMPLETO, como mínimo deben existir cinco controles durante el embarazo; y PERIÓDICO. Generalmente, los controles son mensuales hasta la semana 34, quincenales hasta la semana 36, y semanales en la última etapa hasta el nacimiento.
  
Habitualmente, un embarazo promedio tiene una duración de 40 semanas y se divide en periodos trimestrales. En cada trimestre, tanto la mamá como el bebé manifestarán cambios particulares, los cuales requerirán de estudios específicos en cada uno de ellos. El control de la presión arterial, el peso de la mamá, el ritmo cardíaco del bebé y la medición de la altura uterina son exámenes que se realizan en todos los trimestres.
Primer trimestre: hasta la semana 14 
Durante este primer trimestre, y en las siguientesvisitas, es probable que el obstetra solicite diferentes estudios para conocer la salud de la madre y posibles enfermedades que puedan afectar la gestación. También puede indicar la vacunación antigripal según la época del año.
El tiempo de cambios se hará notar en el cuerpo de la mujer. Algunas mamás pueden manifestar diferentes síntomas y signos en el embarazo, como náuseas, vómitos, flatulencias, trastornos digestivos, cansancio, mareos, presión arterial baja, cambios de humor, dolor de cabeza, sensibilidad a determinados olores, molestias pelvianas, sensibilidad mamaria o alteraciones en el gusto. Estos cambios, generalmente, tienen una duración de tres meses. En caso de que persistan por un tiempo prolongado se recomienda consultar con un obstetra. Aunque probablemente aún la mamá no lo sienta, el bebé comenzará a moverse.
  
Segundo trimestre: desde la semana 14 a la 28  
La mamá comenzará a sentirse mejor luego de las molestias del primer trimestre, pero se recomienda que continúe con un estilo de vida saludable y controles mensuales con el obstetra. Durante esta etapa es posible que se experimente dolor repentino (similares a “puntadas”) a nivel del abdomen y la ingle al girar en la cama, levantarse de la silla o caminar rápidamente. Por lo general, estas incomodidades ceden espontáneamente.
La realización de la Ecografía Morfológica permitirá revisar los órganos y sistemas del bebé para controlar que tengan un crecimiento y desarrollo adecuados. Además, la mamá va a poder conocer el sexo. Con la Ecografía 4D o 5D no sólo se examina la anatomía fetal del bebé, controlando su crecimiento con más detalles, sino que además se podrá conocer el rostro.
    
Tercer trimestre: desde la semana 28 hasta el momento del parto 
Los controles comenzarán a ser más seguidos según el criterio del obstetra. Al finalizar este período, el médico comenzará con exámenes vaginales (tactos) para establecer la posición del bebé y el grado de dilatación del cuello uterino. El bebé adquirirá peso rápidamente, ya que habrá comenzado a acumular grasa subcutánea, y podrá controlar sus funciones respiratorias. Además, la mamá percibirá los movimientos del bebé como por ejemplo, si tiene hipo.
Si bien la acidez, constipación, sensibildiad mamaria, dificultad para descansar, dolor de espalda, trastornos venosos y orina frecuente pueden aparecer en cualquier trimestre, son más intensas en el tercero.
El Servicio de Ginecología y Obstetricia de Sanatorio Allende pone a disposición de las futuras mamás una Guía Práctica de Embarazo. Este manual es una herramienta que pretende orientar, aconsejar e informar a la mamá sobre distintos aspectos que serán de ayuda durante la experiencia. Es fundamental que se realicen los controles prenatales y que durante los mismos se resuelvan todas las dudas. El seguimiento del embarazo es importante para la salud tanto de la madre como la del bebé.

Información Útil

Ginecología y Obstetricia

Cerro / Nueva Córdoba


Edificio Cerro

Pedro Simón Laplace 5749, Esq Blas Pascal - Villa Belgrano- Córdoba

2° piso

Mapa
Edificio Nueva Córdoba

Av. Hipólito Yrigoyen 384 - Córdoba - X5000JHGQ

2° piso

Mapa

Notas Relacionadas

La hipertensión en el embarazo: ¿puede afectar al bebé?

julio 8, 2019

Endometriosis: una enfermedad poco conocida entre mujeres

julio 15, 2019

La Mujer, cambios después de los 40

septiembre 10, 2019