Cuando los estornudos, el picor en los ojos y la congestión llegan sin pedir permiso, y si además hay presencia de asma, deberían extremarse los cuidados frente a los alérgenos. Es importante estar atentos a los síntomas de cada afección y realizar una consulta con un especialista en neumonología para que indique el tratamiento a seguir.

En esta época estacional aparecen ciertos agentes que predisponen el desarrollo de enfermedades respiratorias, como la rinitis, y a su vez, impulsan el desarrollo o complican el cuadro asmático. Otras afecciones  como la poliposis y la sinusitis crónica también se asocian con frecuencia al asma, además de influir en su gravedad.

Más del 80% de los pacientes con asma tienen rinitis y de un 10 a un 40% de las personas que padecen rinitis podrían presentar asma.

La nariz es un órgano con varias funciones. La principal, probablemente, sea el acondicionamiento del aire inspirado, que al alterarse se vincula con la presencia o gravedad del asma. Sin embargo, en varios estudios se ha demostrado que la inflamación de los bronquios puede darse también como consecuencia de una reacción alérgica (en primavera el polen de los árboles es el alérgeno más frecuente).

A partir de esto, es que muchos autores sugieren la hipótesis de un “una vía aérea única, una sola enfermedad”, entendiendo que el asma y la rinitis son enfermedades respiratorias que están estrechamente relacionadas y, por lo tanto, suelen coexistir.

Identificando la rinitis y el asma: cuáles son sus síntomas

Mientras la primera presenta una inflamación de la mucosa nasal y afecta a las vías respiratorias superiores, la segunda se caracteriza por la inflamación de los bronquios afectando a las vías inferiores.

Síntomas de la rinitis y el asma diferenciados. Foto: Sanatorio Allende.

¿Qué deben considerar los pacientes con rinitis y asma?

Con el fin de crear una conciencia sobre la teoría de “una vía respiratoria, una enfermedad”, en el ámbito internacional, existe la Guía ARIA (Allergicrhinitis and itsimpactonasthma). La misma tiene como fin orientar al médico y al paciente sobre el diagnóstico, la valoración, el tratamiento y el seguimiento de las enfermedades respiratorias. Los tres aspectos que contempla y se deben considerar son los siguientes:

  1. Los pacientes con rinitis persistente deben ser evaluados sobre la presencia de asma.
  2. Los pacientes con asma persistente deben ser evaluados sobre la presencia de rinitis.
  3. Una estrategia terapéutica adecuada debe combinar el manejo de las vías respiratorias superiores e inferiores en términos de eficacia y seguridad.

 

#ConsejoDeSalud: es fundamental que los pacientes con cuadros asmáticos hagan hincapié en las estrategias de prevención de los alérgenos como, la eliminación de elementos que acumulan polvo (revistas, libros y adornos); el lavado frecuente en agua caliente de sábanas, fundas de almohadas y mantas; la desinfección de los ambientes, entre otros.

Otro dato a tener en cuenta es cómo la gravedad de la rinitis se ha correlacionado directamente con el empeoramiento del asma en la infancia. Así lo demuestran varios estudios, donde pacientes de entre 5 y 18 años, con rinitis alérgica concomitante manifiestan un peor control de su cuadro asmático.

El tratamiento de una influye favorablemente en la otra

Cuando se trabaja en controlar la rinitis alérgica, también se producen beneficios simultáneos sobre los síntomas del asma. Si bien el control ambiental de los alérgenos es controvertido por su nivel de proliferación, existen estrategias terapéuticas farmacológicas como:

  • El uso de esteroides intranasales: tiene un efecto favorable sobre la hiperreactividad bronquial, la función pulmonar y los síntomas de asma.
  • La inmunoterapia específica con alérgenos, subcutánea y sublingual: mejora la rinitis y contribuye a modificar la evolución natural de la enfermedad alérgica y, por lo tanto, del asma.

 

La rinitis no siempre es referida por el paciente ni investigada por el médico. Una encuesta transversal nacional de los síntomas auto informados de esta enfermedad confirmó una alta prevalencia en Argentina (20.5 %) con predominio en mujeres. En general, 63.8 % de los participantes con síntomas de rinitis alérgica no tenía diagnóstico médico.

Es importante resaltar que una rinitis no diagnosticada o no controlada puede agravar el cuadro asmático, por lo que en este grupo de pacientes es indispensable siempre investigar y tratar de forma multidisciplinaria ambas patologías.

Dra. Silvana Guendulain - Servicio de Neumonología - Sanatorio Allende


Información Útil

Neumonología

Nueva Córdoba / Cerro


Edificio Nueva Córdoba

Obispo Oro 42 - Córdoba Independencia 757 - Córdoba

5º piso

Mapa
Edificio Cerro

Pedro Simón Laplace 5749, Esq Blas Pascal - Villa Belgrano- Córdoba

1º piso

Mapa

Notas Relacionadas

Test de simulación de altura: un estudio para volar sin preocupaciones

febrero 9, 2023

Enfermedades respiratorias en verano: ¿cómo impactan las altas temperaturas?

enero 24, 2023

¿Sabías que la EPOC se puede prevenir?

noviembre 15, 2022