En el Día Mundial contra el Cáncer de Cabeza y Cuello te contamos sobre los factores de riesgo más importantes en esta patología.

El cáncer de cabeza y cuello representa la sexta causa más frecuente de cáncer y de muerte relacionada a esta patología a nivel mundial.

En todo el mundo, el cáncer de cabeza y cuello representa más de 650.000 casos y 330.000 muertes al año.

Distintos factores pueden aumentar el riesgo de padecer Cáncer de Cabeza y Cuello, aunque los más importantes están relacionados al consumo de tabaco, alcohol y la infección por HPV .

Otros de los factores de riesgo incluyen la exposición solar (en el desarrollo de cáncer de piel y de labio), exposición a radioterapia, infección por Virus Epstein Barr (asociado con el cáncer de nasofaringe) y la edad (la mayoría de estos cánceres se presentan en pacientes mayores de 60 años).

Los signos y síntomas de esta patología pueden presentarse a través de:

  • Manchas blancas o rojas en las encías, lengua o alrededor de la boca.
  • Úlceras en la boca que no cicatrizan.
  • Sangrado bucal o nasal.
  • Dolor en el cuello o garganta que no cede.
  • Dolor o zumbido en los oídos.
  • Dificultad para respirar y disfonía.
  • Dificultad para tragar.
  • Tumoración o bulto en el cuello, cavidad oral o rostro.
  • Adormecimiento o parálisis de los músculos faciales.

 

En el 5% de los casos se observan ganglios cervicales palpables (bultos en el cuello) como una primera manifestación de la patología.

Como los síntomas suelen ser bastante inespecíficos, en ocasiones las personas los minimizan y así se retrasa el diagnóstico, un tiempo valioso para el tratamiento oportuno.

 

tabaquismo alcohol HPV (Foto: Depositphotos)

El diagnóstico precoz es clave para aumentar las posibilidades en el tratamiento de esta patología.

El rol del tabaquismo y consumo de alcohol

El consumo de alcohol y tabaco (incluso el tabaco sin humo, llamados “vaporizadores” o masticar tabaco) constituyen los factores de riesgo más importantes en el desarrollo del cáncer de cabeza y cuello.

Se estima que al menos el 75% de los cánceres de cabeza y cuello están asociados al consumo de tabaco y de alcohol.

Las personas fumadoras, que a su vez son consumidores habituales de alcohol, presentan mayor predisposición a desarrollar estos cánceres que las personas que solo fuman o solo consumen alcohol (especialmente el cáncer de cavidad oral).

Virus del Papiloma Humano (HPV)

La infección por HPV se asocia más frecuentemente al cáncer de cuello uterino . Sin embargo, existe una fuerte asociación entre el HPV y el Cáncer de Cabeza y Cuello, particularmente aquel que se produce en la orofaringe (amígdalas y base de lengua). Estos casos suelen presentarse en pacientes más jóvenes.

Este riesgo de desarrollar cáncer de cabeza y cuello es mayor con las cepas HPV 16 y en menor medida a través de la cepa HPV 18.

Al momento, no existen estudios que permitan predecir qué pacientes con esta infección pueden desarrollar Cáncer de Cabeza y Cuello.

¿Cómo diagnosticar el cáncer de cabeza y cuello?

La detección temprana de esta enfermedad es la clave para poder tratarla con éxito.

Durante la visita al profesional médico el profesional realizará un examen físico completo evaluando detalladamente las áreas de cabeza y cuello, cavidad oral y garganta, palpación cervical y teniendo en cuenta factores de riesgo y antecedentes personales.

Existen métodos complementarios como el uso de endoscopia (laringoscopia), estudios de imágenes (ecografía, tomografía computada, resonancia magnética, PET CT) como así también la realización de biopsias en las lesiones consideradas sospechosas que permiten realizar el diagnóstico.

El diagnóstico definitivo viene dado por el estudio histológico del tumor primario o de los ganglios afectados si existieran (los cuales se extraen durante la cirugía).

A partir del diagnóstico se decide un tratamiento individualizado según el paciente, el tipo de tumor y el estadio en el que se encuentre la enfermedad.

Las distintas alternativas terapéuticas incluyen intervenciones quirúrgicas, radioterapia y en algunos casos quimioterapia. En la mayoría de los casos, la cirugía constituye la herramienta más importante de tratamiento en esta patología.

Servicio de Cirugía de Cabeza y Cuello


Información Útil

Cirugía de Cabeza y Cuello

Nueva Córdoba / Cerro


Edificio Nueva Córdoba

 Obispo Oro 42 - Córdoba - X5000JHGQ Independencia 757 - Córdoba - X5000JHGQ

5º Piso

Mapa
Edificio Cerro

Pedro Simón Laplace 5749, Esq Blas Pascal - Villa Belgrano- Córdoba

1º Piso

Mapa

Notas Relacionadas

¿Qué es el bruxismo y cómo puede tratarse?

marzo 2, 2021

Cáncer de cabeza y cuello: diágnostico y tratamiento

julio 27, 2020

Cuando abrir la boca ayuda a prevenir enfermedades

julio 15, 2019