La prevalencia de reacciones alérgicas a alimentos sufrió un crecimiento exponencial en los últimos años, por lo que algunos profesionales consideran a la Alergia Alimentaria “la segunda oleada” de la epidemia alérgica y la posicionan como un problema de salud pública.

Las enfermedades alérgicas afectan a mil millones de personas en el mundo; muestran un crecimiento sostenido en el tiempo y se estima que, en 2050, afectarán a 4 mil millones de personas.

El 20% de la población padece, en algún momento de su vida, una Reacción Adversa a Alimentos, mientras que la Alergia Alimentaria afecta a un porcentaje menor. A nivel mundial, la prevalencia de Alergia Alimentaria en niños es del 4-8% y, en adultos del 1 al 4%.

La alergia alimentaria es una reacción del sistema inmunitario que ocurre poco después de haber ingerido un determinado alimento. Incluso una pequeña cantidad del mismo puede ocasionar signos y síntomas que perduran hasta una hora luego de consumirlo.

La mayoría de las alergias alimentarias son desencadenadas por un grupo denominado los “grandes 8 alimentos”, como son la leche, el huevo, los pescados, los mariscos, la nuez, el trigo y la soja, aunque se sabe que cualquier alimento es potencialmente alergénico.

En los niños es más frecuente la alergia al huevo y a la leche mientras que, en los adultos, lo son los mariscos. En ambos grupos, el maní es igual de frecuente.

alergia alimentaria

Cabe mencionar que existen reacciones cruzadas entre alérgenos ambientales y alimentos. Esto significa que el organismo puede reaccionar a ambos por la similitud en su composición. Por ejemplo, pacientes alérgicos al polen de abedul reaccionan de manera cruzada con frutas de la familia de las rosáceas como la manzana, pera, durazno; o los alérgicos al látex lo hacen con la banana, palta, kiwi, avellana; y los alérgicos a los ácaros del polvillo doméstico con los mariscos.

Los síntomas más frecuentes de la alergia alimentaria son:

  • Vómito.
  • Diarrea.
  • Calambres.
  • Sarpullido, o ronchas.
  • Hinchazón.
  • Eczema.
  • Prurito o edema de los labios, la lengua o la boca.
  • Comezón u opresión en la garganta.
  • Dificultad para respirar.
  • Anafilaxia (reacción alérgica grave).
  • Respiración sibilante.
  • Presión sanguínea baja.

 

alergia alimentaria

En algunas personas, una alergia alimentaria puede causar una reacción alérgica grave llamada «anafilaxia». Esto ocasiona signos y síntomas que pueden poner en riesgo la vida, tales como:

  • Opresión de las vías respiratorias
  • Inflamación o sensación de nudo en la garganta que dificulta la respiración
  • Descenso abrupto de la presión arterial
  • Aceleración del pulso
  • Mareos, aturdimiento o pérdida del conocimiento

 

El tratamiento de urgencia es fundamental en el caso de anafilaxia. Si no se trata, la anafilaxia puede causar un coma o incluso la muerte.

Si los síntomas aparecen de forma reiterada y poco tiempo después de ingerir un alimento concreto, no se encuentra otra causa que los justifique, son severos o persistentes y no responden a un tratamiento habitual, se debe concurrir a una consulta médica y estudiar una posible alergia a alimentos.

En las alergias alimentarias, se presume que los patrones sociales de alimentación juegan un papel fundamental en su génesis. La naturaleza del alimento, la edad de incorporación de alimento, la integridad de la mucosa intestinal y la herencia, constituyen factores predisponentes de importancia.

Dentro de las distintas medidas de prevención para evitar el desarrollo de alergias por alimentos se recomienda:

  • Promover la lactancia materna, ya que aumenta la capacidad de inmunidad y el desarrollo de flora bacteriana tendiente a la producción de prebióticas que estimulan el crecimiento de bacterias sanas en el intestino.
  • En caso de suplementar la lactancia materna con fórmulas, preferir aquellas hidrolizadas con proteínas de leche de vaca.
  • Evitar por completo la ingesta del alimento sospechoso
  • Fomentar el parto normal
  • Usar suplementos hidrolizados

 

Ante de la presencia de los síntomas frecuentes de alergia alimentaria se sugiere realizar una consulta con un profesional en Alergia e Inmunología para lograr un diagnóstico y tratamiento oportunos.

 


Información Útil

Alergia e Inmunología

Nueva Córdoba / Cerro


Edificio Nueva Córdoba

Obispo Oro 42 - Córdoba - X5000JHGQ Independencia 757 - Córdoba - X5000JHGQ

4º Piso

Mapa
Edificio Cerro

Pedro Simón Laplace 5749, Esq Blas Pascal - Villa Belgrano- Córdoba

2º Piso

Mapa

Notas Relacionadas

Rinitis alérgica: cómo diagnosticarla y cuál es su tratamiento

mayo 9, 2019

Actividad física y asma: beneficios y cuidados

junio 4, 2019

Alergia a insectos, grandes reacciones

junio 4, 2019