Te contamos cómo continuar con la lactancia en el trabajo, métodos de extracción y las recomendaciones a tener en cuenta.

La lactancia materna significa el nacimiento de un vínculo afectivo entre la mamá y el bebé. Al amamantar, la mujer fortalece esa unión, porporcionándole confianza y seguridad. Para el recién nacido es el principal alimento que le brinda proteínas y anticuerpos que lo protegen inmunológicamente contra diversas infecciones. La leche de madre es específica para su bebé, y va cambiando su composición a medida que va creciendo el lactante. Está disponible las 24 horas y no necesita preparación. Es natural, renovable, accesible y gratuita. Por el contrario, la fórmula artificial no contiene células vivas, ni anticuerpos, no tiene factores anti infecciosos y no puede proteger activamente de las infecciones. Es por ello que, la lactancia favorece el apego, otorga calor, cercanía y contacto que ayudan con el desarrollo físico y emocional del niño.
La Organización Mundial de la Salud (OMS), recomienda que la lactancia materna sea exclusiva hasta los seis meses. Luego, y hasta los dos años, se la complementa con otros alimentos como la papilla.  
Lo cierto es que, para que la mamá pueda sostener la lactancia materna, necesita el apoyo de su círculo cercano. Es decir, la pareja, la familia y los amigos cumplen un rol importante en su vida. Su ayuda permite que disponga del tiempo para seguir amamantando a su bebé con tranquilidad. Sin embargo, cuando la licencia por maternidad va llegando a su fin, el volver al trabajo remunerado se convierte en una preocupación para la madre. “¿Es posible continuar con la lactancia materna? ¿Cómo se hace en estos casos?”. Son algunas de las preguntas que surgen al momento de reincorporase a la actividad laboral. La buena noticia es que si se puede y que sólo se necesita de organización.
lactancia en el trabajo
La existencia de diferentes alternativas permiten que la mamá continúe con la lactancia del bebé. La extracción manual y la mecánica son los métodos que lo hacen posible. 
La primera de ellas se hace sin contar con ningún aparato más que sus propias manos. Es decir, la madre debe buscar una posición cómoda, que le permita inclinarse hacia adelante, se debe masajear suavemente el pecho, ubicar la mano formando una “C” en torno al pezón, presionando simultáneamente con el pulgar y el índice, hacia atrás. La leche se vuelca en un recipiente limpio para su conservación.
La segunda opción, la mecánica, es mediante el uso de un sacaleche que, imitando el proceso de succión del bebé estimula la mama y por ende la producción de leche, facilitando así su extracción. Es importante asegurarse que todas las partes de la bomba manual que entran en contacto con la leche materna hayan sido adecuadamente higienizadas y esterilizadas antes de su uso. ¡Recordá que los extractores son objetos de uso personal y no es recomendable compartirlos!
Es aconsejable que la extracción de leche se realice cada 3 o 4 horas, durante 5 a 10 minutos de cada mama. Esto no sólo mantiene el flujo en la producción de leche, sino que además evita futuras complicaciones que pudieran surgir por su acumulación, como por ejemplo, la mastitis.
lactancia en el trabajo
Sea cual sea el método de extracción a elección, es importante lavarse muy bien las manos antes y después de sacarse leche y que la misma se realice en un lugar tranquilo, privado, limpio y sin contaminantes. Es por ello que, se recomienda no hacerlo en un baño, oficina o local industrial con polvillo. Además, se deben tener en cuenta el almacenamiento, la conservación, la descongelación y el calentamiento de la leche materna para que no pierda las propiedades que el bebé necesita para un sano crecimiento.
Entre las recomendaciones a tener en cuenta a la hora de la extracción de leche se puede mencionar:
  • Utilizar recipientes convenientes hechos de vidrio o plástico, con tapa para que puedan guardarse cubiertos. Se lo debe lavar con agua caliente y limpia. Si la madre se extrae de forma manual lo puede hacer directamente en el recipiente.
  • Si la leche se guarda en varios recipientes, cada uno debe etiquetarse con la fecha. Eso permitirá tener en cuenta cuánto tiempo se puede conservar: a temperatura ambiente (menor a 27°C) se puede guardar hasta 8 horas; en la heladera, tiene una duración de 3 días; en un congelador común (-15°C), hasta 2 semanas, y en freezer (-20°C) es posible guardarla hasta 6 meses. Se debe usar la fecha más antigua primero.
  • El bebé debe consumir la leche exprimida lo más pronto posible después de la extracción. Se debe alentar alimentar con leche fresca (en lugar de congelada).
  • La descongelación de la leche se debe hacer de manera progresiva y se debe consumir dentro de las 24 horas. Puede ser descongelada a baño María en un jarro de agua caliente y ser utilizada en el lapso de una hora.
No se debe hervir la leche ni calentarla en microondas ya que eso destruye algunas de sus propiedades y puede quemar la boca del bebé.
El vínculo afectivo que construye la madre con el bebé, a partir de la lactancia materna es tan fuerte que cuando llega el momento de dejarla cada uno tiene su tiempo para afrontarlo. Confiar en la intuición de la madre y respetar el tiempo es fundamental para que no sea perjudicial para ningúno de los dos. Aunque el destete es una etapa universal para madres y bebés, cada una es única. La existencia de diversas formas permiten que este proceso sea respetuoso y cariñoso.
Nuestro Sanatorio cuenta con un equipo de profesionales médicos y de enfermería que trabajan en conjunto no sólo sobre el concepto de maternidad centrada en la familia, sino también en la importancia de la lactancia materna en los primeros años de vida. ¡Disfrutá el tiempo dedicado a amamantar a tu bebé!.

Información Útil

Neonatología

Nueva Córdoba / Cerro


Edificio Nueva Córdoba

Obispo Oro 42 - Córdoba - X5000JHGQ Independencia 757 - Córdoba - X5000JHGQ

3º piso

Mapa
Edificio Cerro

Pedro Simón Laplace 5749, Esq Blas Pascal - Villa Belgrano- Córdoba

Planta Baja

Mapa

Notas Relacionadas

La familia: protagonista en el desarrollo del bebé prematuro

junio 4, 2019

La importancia de saber RCP para niños

julio 15, 2019

Época de frío: la salud de los más pequeños

agosto 8, 2019