En el marco del Día Mundial, nuestro servicio de Cardiología hace énfasis en la prevención de la enfermedad coronaria prematura en mujeres, y explican su vinculación con la Diabetes Mellitus.

La diabetes predispone la aparición de enfermedades coronarias en la mujer. Sin embargo, nuestros especialistas del Servicio de Cardiología - Sanatorio Allende, explican qué tener en cuenta, y cómo se puede prevenir.

El corazón es un músculo frágil encargado de llevar sangre hacia el resto de los órganos y tejidos. Con esto aporta los nutrientes y el oxígeno que el cuerpo necesita, para desarrollar sus funciones vitales. El exceso de azúcar en la sangre, por ejemplo, facilita la acumulación de grasa, colesterol y otras sustancias en las arterias. Esto no solo daña los vasos sanguíneos más grandes, sino que también facilita el desarrollo de enfermedades cardiovasculares (ECV).

Las ECV son la principal causa de muerte y discapacidad en el mundo, siendo la diabetes uno de los principales factores que las potencian.

Si consideramos que 537 millones de personas padecen de la enfermedad diabética en el mundo (10.5% de la población), y que la mitad de ellos no saben que lo son, podemos tomar a la Diabetes Mellitus como la epidemia del siglo XXI.

Controlar la diabetes, es fundamental para la mujer

Las personas con diabetes que tienen niveles de glucosa en sangre normales o cercanos a lo normal y los factores de riesgo cardiovasculares controlados, pueden reducir significativamente las complicaciones. Por lo que el diagnóstico a tiempo y el tratamiento son fundamentales para prevenirlas.

Hasta el momento de la menopausia, las mujeres tienen cierta protección en sus arterias. Sin embargo, cuando hay presencia de diabetes, la enfermedad coronaria suele ser más precoz, severa y agresiva.

Se trata de dos patologías que si coexisten, incrementan al doble o al triple el riesgo de sufrir eventos cardiovasculares (sobre todo si la diabetes no se controla) como: Infarto Agudo de Miocardio, Accidente cerebrovascular (ACV) o la Insuficiencia Cardíaca.

La paciente, puede experimentar síntomas tardíos o confusos, demorando a su vez el diagnóstico. Por ejemplo, en lugar de referir “dolor en el pecho” pueden relatar falta de aire (disnea) o fatiga antes los esfuerzos, lo cual puede ser interpretado erróneamente.

Corriente sanguínea normal vs corriente sanguínea con Diabetes. Foto: Depositphotos.

Factores a tener en cuenta

1-Procurar tener un diagnóstico temprano

Se recomienda no postergar las consultas médicas para detectar de manera temprana los factores de riesgo, y así evitar la presencia de futuras patologías.

Si bien los métodos tradicionales (electrocardiograma, ergometría convencional, entre otros) son útiles y pueden, en algunos casos ser la primera aproximación diagnóstica, la medicina moderna tiene todas las herramientas para poder cambiar el rumbo y otorgar calidad de vida a las personas. Entre estos métodos mencionamos:

  • Score de Calcio coronario: permite demostrar la presencia de depósito de calcio en las arterias coronarias (que siendo tan pequeñas 2-3mm no es factible demostrarlo por otros métodos. Además, ayuda al médico o cardiólogo a decidir si el paciente puede necesitar tomar medicina preventiva.
  • Angio-TAC coronaria: permite descartar obstrucciones en las arterias coronarias de manera no invasiva.

 

Las alternativas para tratar ECV son múltiples y van desde tratamientos no farmacológicos, farmacológicos hasta intervenciones más invasivas como angioplastias con stents y cirugías de by pass aorto-coronario.

2-Si tengo diabetes y soy mujer, ¿puedo prevenir el desarrollo de ECV?

Existen una serie de medidas preventivas para evitar el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Algunas de ellas son:

  • Mantener un peso saludable, evitando el sobrepeso y la obesidad.
  • Realizar al menos 30 minutos diarios de actividad física (usar escaleras, caminar, andar en bicicleta, nadar).
  • Controlar los niveles de glucosa en sangre a través del correcto uso de la medicación indicada por el especialista.
  • Mantener cifras de presión arterial menores a 140/90 mmHg.
  • Control del colesterol y triglicéridos.
  • No fumar.
  • Aumentar el consumo de frutas, verduras, cereales integrales, legumbres y grasas saludables (aceite de oliva, frutos secos, pescado).
  • Limitar los alimentos con alto contenido en sal (enlatados o fiambres), el alcohol, las grasas saturadas (carnes no magras y productos lácteos enteros) y las grasas trans (comidas rápidas, fritas y productos de panadería).

 

Servicio de Cardiología – Sanatorio Allende


Información Útil

Cardiología

Cerro / Nueva Córdoba


Edificio Cerro

Pedro Simón Laplace 5749, Esq Blas Pascal - Villa Belgrano- Córdoba

1° Piso

Mapa
Edificio Nueva Córdoba

Obispo Oro 42 - Córdoba Independencia 757 - Córdoba

2° Piso

Mapa

Notas Relacionadas

Triglicéridos ¿por qué son importantes?

marzo 15, 2022

¿Cómo prevenir enfermedades cardiovasculares en mujeres?

marzo 3, 2022

Síndrome Post Covid-19: efectos a mediano y largo plazo

enero 13, 2022