La mastitis es una inflamación (hinchazón) en las mamas la cual -generalmente- es causada por una infección. Un conducto de leche obstruido (que no drena totalmente la leche del seno), o cortes (aberturas) en la piel del pezón pueden provocar una infección.

Esta patología afecta con mayor frecuencia a las mujeres que amamantan, pero también puede presentarse en pacientes que no estén en período de lactancia y en hombres.

Los signos y síntomas de la mastitis pueden aparecer de forma repentina, comprendiendo algunos de los siguientes:

  • Sensibilidad en las mamas o sensación de calor al tacto.
  • Hinchazón de las mamas.
  • Engrosamiento del tejido mamario o un bulto en la mama.
  • Dolor o sensación de ardor de forma continua o durante la lactancia .
  • Enrojecimiento de la piel, a menudo en forma de cuña.
  • Malestar general.
  • Fiebre de 38 °C o más.


La inflamación provoca dolor, hinchazón, calor y enrojecimiento en los pechos.

Entre los factores de riesgo de la mastitis podemos mencionar:

  • Episodio de mastitis anterior durante la lactancia.
  • Pezones lastimados o agrietados, aunque puede manifestarse sin que la piel esté lastimada.
  • Uso de un sostén ajustado o que ejerza presión en el pecho limitando el flujo de leche.
  • Cansancio o estrés excesivo.
  • Nutrición deficiente.
  • Tabaquismo.

 

Esta patología afecta con mayor frecuencia a las mujeres que amamantan. Foto: Depositphotos. 

Los estudios de imágenes como la ecografía y la mamografía nos pueden ayudar a confirmar el diagnóstico, o a diferenciar los síntomas de otros procesos como el cáncer inflamatorio. En determinadas pacientes es necesario recurrir a biopsias para descartar otras causas.

¿Cómo prevenir la mastitis?

  • Drenar por completo la leche de las mamas mientras se amamanta.
  • Cambiar la posición para amamantar entre una alimentación y otra.
  • Corroborar que el bebé se prenda de forma correcta durante el amamantamiento.
  • Evitar fumar mientras permanezca el periodo de lactancia.

Tratamiento de la mastitis

Para eliminar la infección, el especialista podría indicar antibióticos y analgésicos para aliviar el dolor.

También se recomienda aplicar calor en la zona con paños húmedos durante 15-20 minutos cuatro veces al día, extremar la higiene de manos, descansar lo suficiente y mantenerse hidratada.

En todos los casos, se puede seguir amamantando. Si la mastitis no se trata de manera adecuada y la infección empeora, se puede presentar un absceso.

Dr. Agustín Esteban - Servicio de Ginecología y Obstetricia 


Información Útil

Ginecología y Obstetricia

Cerro / Nueva Córdoba


Edificio Cerro

Pedro Simón Laplace 5749, Esq Blas Pascal - Villa Belgrano- Córdoba

2° piso

Mapa
Edificio Nueva Córdoba

Obispo Oro 42 - Córdoba - X5000JHGQ Independencia 757 - Córdoba - X5000JHGQ

2° piso

Mapa

Notas Relacionadas

Semana del Parto Respetado: el cuidado y el respeto de la maternidad

mayo 17, 2022

Centro de entrenamiento y simulación: la nueva herramienta de educación médica

diciembre 7, 2021

Anticoncepción en la perimenopausia

octubre 20, 2021