El trastorno del Déficit Atencional y de Hiperactividad, según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM 5), es un trastorno neurobiológico de carácter crónico, sintomáticamente evolutivo, y de probable transmisión genética, el cual afecta tanto a adultos como niños.

El TDAH está originado por un disbalance en la producción de dos tipos de neurotransmisores: la dopamina y la noradrenalina. Estos compuestos son los responsables de que el niño realice diferentes acciones como prestar atención, controlar impulsos y desarrollar habilidades para la solución de problemas.

A pesar de su causa biológica, existen determinados factores externos que pueden contribuir en el desarrollo de este trastorno tales como bajo peso al nacer, prematurez, exposición a metales pesados, tabaquismo en la mujer embarazada, entre otros.

La atención, el nivel de actividad y de autocontrol se desarrollan poco a poco a medida que los niños van creciendo. Los niños aprenden estas habilidades con la ayuda de sus padres y de sus profesores. Cuando estas características continúan y empiezan a causar problemas en la escuela, en casa o con las amistades, se recomienda realizar una consulta para llegar a un diagnóstico certero.

Es importante saber que este trastorno es tratable y que su abordaje es multidisciplinario debido a que se adapta a las necesidades del niño.

El diagnóstico es clínico y se debe realizar según los criterios establecidos en el Manual y así determinar si el paciente tiene TDAH, o no.

niño inquieto niño hiperactivo

 Determinados factores externos que pueden contribuir en el desarrollo de este trastorno. Foto: Depositphotos

Hiperactividad

Los niños que padecen este trastorno pueden presentar algunas, o todas, de las siguientes características:

1. Dificultad para prestar atención.
2. Distracción fácil.
3. Episodios de ansiedad.
4. Se muestra agresivo cuando no consigue lo que quiere.
5. Comportamiento social es indiscreto.
6. Exceso de energía.

Los síntomas clínicos pueden ser variados. Normalmente, se presentan en la etapa preescolar haciéndose más evidentes en la etapa escolar. Los más notables son el déficit atencional, la hiperactividad e impulsividad.

Cuando el comportamiento es movido o inquieto

No existe patología alguna, es un comportamiento normal y se caracteriza por:

1. Comportamiento que se da como consecuencia de descubrir y explorar su entorno.
2. Cuando algo le interesa, presta atención.
3. Se distrae cuando algo no le motiva lo suficiente.
4. Es alegre y tiene vitalidad.
5. Cuando es travieso no implica ser violento.
6. Se relaciona bien socialmente.
7. Aunque desobedezca conoce dónde están los límites de conducta

El tratamiento del TDAH debe ser multidisciplinario y englobar medidas psicoeducativas individualizadas para cada paciente. En todos los casos, se realiza un abordaje desde la psicología (ya que se trata de un trastorno conductual) y, de ser necesario, también en el ámbito escolar a través de psicopedagogos.

El tratamiento farmacológico puede ser útil pero no siempre es la primera elección. Según la evolución del paciente desde la orientación psicoeducativa, se evalúa la indicación de fármacos para tratar el disbalance en la producción de dopamina y noradrenalina.

Dra. Pautasso, Josefina - Servicio de Neurología Infantil


Información Útil

Neurología Infantil

Nueva Córdoba / Cerro


Edificio Nueva Córdoba

 Obispo Oro 42 - Córdoba - X5000JHGQ Independencia 757 - Córdoba - X5000JHGQ

4º piso

Mapa
Edificio Cerro

Pedro Simón Laplace 5749, Esq Blas Pascal - Villa Belgrano- Córdoba

Casita Pediatrica

Mapa

Notas Relacionadas

Trastorno del Espectro Autista: detección temprana

mayo 24, 2022

¿Qué hacer ante una crisis epiléptica?

septiembre 7, 2020

Déficit de Atención e Hiperactividad en niños

diciembre 16, 2019