En Argentina, la muerte súbita es responsable de 40.000 fallecimientos al año. Al respecto, especialistas del Servicio de Cardiología del Sanatorio Allende explican la importancia de mantener hábitos de vida cardiosaludables.

La muerte súbita se define como aquella muerte inesperada que ocurre dentro de la primera hora desde el inicio de los síntomas. También se entiende a la muerte súbita como el deceso sin previo aviso en ausencia de testigos cuando el fallecido ha sido visto en buenas condiciones dentro de las 24 horas previas de encontrarlo muerto. 

En nuestro país, la muerte súbita se cobra alrededor de 40.000 vidas al año. Además, el 70% de los casos se producen en el ámbito extrahospitalario (hogar, trabajo, campos deportivos) convirtiendo a la comunidad no médica en la primera encargada en atender un episodio de esta naturaleza.

La muerte súbita puede suceder en reposo. Si bien es más frecuente que suceda durante un esfuerzo físico o estrés mental o emocional, lo cierto es que el ejercicio físico controlado promueve la salud física y mental de quién lo practica. 

Con respecto a las causas que pueden producir una muerte súbita, existen motivos cardiovasculares y no cardiovasculares (accidente cerebrovascular, crisis asmática aguda, entre otros). Sin embargo, la de mayor frecuencia está vinculada a una causa cardiovascular

“La incidencia de estos episodios aumenta significativamente a partir de los 35-40 años” explica el Dr. Jorge Figueroa, especialista del Servicio de Cardiología del Sanatorio Allende, y añade: “La principal causa del aumento de incidencia en este rango etario se debe a la enfermedad coronaria. La súbita ruptura de una “placa” aterosclerótica forma un coágulo de sangre (trombo) que obstruye la arteria y no permite el flujo sanguíneo”.

¿Cómo prevenir la muerte súbita?

La muerte súbita es el estadio final de una cadena de eventos que terminan en una pérdida de la conciencia debido a la incapacidad del corazón para bombear sangre. En la mayoría de los casos se vincula con una arritmia llamada fibrilación ventricular. 

[caption id="attachment_139134" align="alignnone" width="960"]Realizar un examen físico adecuado se vuelve clave para identificar pacientes de riesgo. Realizar un examen físico adecuado se vuelve clave para identificar pacientes de riesgo.[/caption]

“Naturalmente, la mejor forma de prevenir la muerte súbita es identificando a los candidatos” comenta el Dr. Figueroa y explica: “conocemos mejor cómo identificar y prevenir la muerte súbita de los pacientes en riesgo con enfermedades ya conocidas (infarto previo, insuficiencia cardíaca, etc.) que de cómo “adivinar” los casos en que la muerte súbita aparece como primera manifestación en la población general”. Lamentablemente estos últimos casos representan más del 50% de los pacientes que sufren muerte súbita

Actualmente algunas de las metodologías que aspiran a brindar información que ayude a identificar pacientes de riesgo de muerte súbita son:

  • Hacer un estudio detallado de los familiares de los pacientes que hayan sufrido muerte súbita. 
  • Cuando el paciente se atiende por otro motivo, existe la posibilidad de realizar un correcto interrogatorio para conocer si existen antecedentes familiares de cardiopatías genéticas o factores de riesgo evidentes. 
  • En la primera visita médica, podemos practicar una exploración física adecuada y las pruebas complementarias pertinentes para el screening de enfermedad cardiovascular. 

“Una vez definidos los grupos de riesgo, es clave seleccionar quiénes se beneficiarán de estrategias farmacológicas o intervenciones médicas cómo la ablación de una arritmia o el implante de un cardiodesfibrilador” amplía el Dr. Figueroa del Servicio de Cardiología del Sanatorio Allende. Sin embargo, lo que es mucho más difícil es prevenir la muerte súbita en la población general

Las causas cardiovasculares en menores de 35 a 40 años tienen relación con enfermedades genéticas o hereditarias que determinan enfermedades del músculo cardiaco (miocardiopatías) o de la electricidad del corazón (canalopatías, entre otras) pero su impacto total es pequeño. 

En ese sentido, la prevención de la enfermedad coronaria debe comenzar desde la infancia mediante educación sanitaria que promueva hábitos de vida cardiosaludables. Favorecer el ejercicio físico, dietas adecuadas que ayuden a luchar contra la obesidad, luchar eficazmente contra el colesterol, la hipertensión, diabetes y tabaquismo; son algunas de las maneras para prevenir la aparición de factores de riesgo y evitar el desarrollo de la aterosclerosis

En cuanto a la detección de cardiopatías genéticas o hereditarias, se recomienda: 

  • Conocer la historia clínica familiar y personal (antecedentes de síncopes o muerte súbita).
  • Realizar un examen físico exhaustivo y un simple electrocardiograma.

En todos los casos, es importante el chequeo médico tanto en personas con algún antecedente o que estén por iniciar una práctica deportiva. Así mismo se recomienda que la población conozca las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP), ya que se ha probado que los testigos de un paro cardíaco en la calle pueden ayudar a mantener la vida del paciente hasta que llegue el personal de salud calificado. 

El Sanatorio Allende de la Ciudad de Córdoba cuenta con una  Unidad Cardiovascular dentro de la cual, el área de Cardiología Clínica, la Unidad de Arritmias, Cirugía Cardíaca y Hemodinamia, brindan una atención integral de todas las enfermedades cardiovasculares.

En ese sentido, el Sanatorio Allende ofrece un servicio médico dedicado al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del corazón y del aparato circulatorio de manera asistencial y preventiva.

Doctor Jorge Figueroa - Servicio de Cardiología - Sanatorio Allende


Información Útil

Cardiología

Cerro / Nueva Córdoba


Edificio Cerro

Pedro Simón Laplace 5749, Esq Blas Pascal - Villa Belgrano- Córdoba

1° Piso

Mapa
Edificio Nueva Córdoba

Obispo Oro 42 - Córdoba Independencia 757 - Córdoba

2° Piso

Mapa

Notas Relacionadas

¿Cómo es la técnica de soporte vital que ya se realiza en Sanatorio Allende?

enero 17, 2024

Inteligencia artificial y salud cardiovascular: una relación colaborativa para salvar vidas

noviembre 23, 2023

Aterosclerosis: ¿cómo predecir el riesgo de sufrir un evento cardiovascular?

noviembre 16, 2023